En el año 2011 llegó Human Revolution, tercera entrega de la saga de videojuegos Deus Ex, que planteaba un futuro no muy lejano en el que los humanos podían ser mejorados mediante partes biomecánicas para obtener nuevas habilidades. Deus Ex: Mankind Divided es la continuación de esta historia, y lo supera en casi todos los aspectos.

En la historia de la entrega anterior la humanidad comenzó a hablar de “evolución controlada”. Muchos científicos y grandes corporaciones querían controlar el siguiente paso de la evolución y, sobre todo, acelerarlo. Que llegara ya en forma de aumentos, como los llaman en el juego, que no son más que modificaciones corporales y mejoras biomecánicas. Básicamente te cambian partes del cuerpo (desde ojos a piernas, pulmones y brazos) por máquinas que te ofrecen nuevas posibilidades.

Advertisement

Advertisement

El epicentro en la historia del juego anterior giraba en torno a una conspiración de varias organizaciones secretas que querían aprovecharse de estos aumentos para causar caos en el mundo, mientras que a su vez una organización de “humanos en pro del cuerpo natural y puro” protestaba en contra de esta evolución. Todo recuerda mucho a la historia de los X-Men, en los que los humanos diferentes son vistos con recelo y asco por muchas personas y organizaciones.

Mankind Divided retoma la historia dos años después de la entrega anterior, en la que efectivamente el caos llegó y todo el mundo se puso en contra de los aumentados. Adam Jensen volverá a ser el protagonista, solo que esta vez se encontrará con un mundo donde ser “aumentado” no es una moda ni algo maravilloso, sino algo repulsivo donde todos te miran con recelo. Eres, en cierto modo, un paria de la sociedad, y las calles no tendrán problema en mostrártelo.

Un mundo ciberpbunk lleno de racismo, discriminación y conspiraciones

En el juego anterior Jensen, un ex-policía que pasó a formar parte del equipo de seguridad de una corporación biotecnológica, fue gravemente herido al inicio de la historia, por lo que gran parte de su cuerpo fue mejorada con tecnología biomecánica para mantenerlo vivo. Esto, cómo no, le dio nuevas habilidades que van desde la posibilidad de hacerse invisible hasta ver a través de las paredes.

Sponsored

Ahora, en Mankind Divided, Jensen continúa con sus habilidades, solo que descubre que en su cuerpo tiene otras de las que no estaba enterado. “Aumentos experimentales”, les llama un experto, y podrás desbloquearlas poco a poco para hacerte mucho más poderoso y cumplir tus misiones.

Pero 2029 es muy distinto a dos años antes cuando el obtener aumentos era la moda del día. Después de los acontecimientos caóticos al final de Human Revolution (que no detallaré para evitar hacer spoilers, Mankind Divided te ofrece hacer un resumen en vídeo si lo deseas), los aumentados son la nueva paria de la sociedad. El guión del juego hace un gran trabajo en mostrarte el desprecio que sienten las personas por ti y los tuyos en las calles de Praga, ciudad donde se desarrolla la mayoría de la historia.

Vas caminando y al momento de entrar en una nueva zona de la ciudad aparecerá un policía y te pedirá tu documento de identidad, acosándote y con mucha agresividad al hablar (el trabajo de los actores de voz es impecable). Luego caminas y ves como a un aumentado lo hacen arrodillarse con las manos en la cabeza simplemente porque sí, para revisarlo “por si acaso”. Los insultos abundan y ves como muchos aumentados se tuvieron que retirar a vivir en barrios clandestinos donde no reciben tanto odio (aunque viven en la miseria).

Advertisement

Advertisement

Las personas que están en contra de los aumentados son consideradas racistas, incluso existe un grupo de “aumentados en pro de los derechos iguales” y que básicamente es considerado terrorista. Durante gran parte del juego te dedicarás a conocerlos bien y saber si esto es cierto.

Además de todo esto, la trama del juego te presenta, cómo no, una nueva conspiración donde un puñado de hombres y mujeres con mucho poder tiene un plan, y tendrás que indagar en todo momento para conocer cuál es y si debes o no detenerlo. Tus decisiones en el camino irán afectando a la historia.

En general el mundo de Deus Ex es fascinante. Robótica, aumentos, tecnología de primera y todo en escenarios que se sienten reales, que te dicen que nuestro futuro podría ser así, donde la biotecnología y nanotecnología servirá para “mejorar” el cuerpo de los que puedan pagarlo, mientras que inteligencias artificiales manipulan las noticias para controlar al público. El mundo de Deus Ex además de ciberpunk siempre ha sido bastante Orwelliano, y eso es parte de su magia.

El sigilo es tu mejor compañero

Pero más allá de su historia, Mankind Divided mejora en todo la jugabilidad de su antecesor. Aquí, el juego de nuevo te presentará diferentes opciones para enfrentarte a cada misión. Hay muchas formas y caminos de lograr tu objetivo, aunque siempre tendrás dos posibilidades básicas: ser sigiloso y completar la misión sin ser visto, o matar todo a tu paso con tu arsenal de armas.

Advertisement

Evidentemente la mejor experiencia, aquella que forma parte de la médula central del juego, tiene que ver con el sigilo.

Sigilo.
Acción.

A medida que avances en el juego podrás ir eligiendo qué tipo de aumentos quieres para Jensen. Algunos incluyen una mejor armadura para no sufrir tanto daño al recibir disparos, pero otros, quizás los mejores, tienen que ver con el sigilo. Y aunque es cierto que eres libre de elegir tu propio camino, creo fielmente que la verdadera experiencia Deus Ex está aquí.

Advertisement

Mejoras como pasos silenciosos, hacerte invisible, ver a través de las paredes y hackear de forma remota cámara o sistemas de seguridad (Hackear, de hecho, es una de las mecánicas más importantes del juego, así que aprende a hacerlo y mejora tus habilidades pronto). Las posibilidades son demasiadas.

En general, la experiencia de jugar a Deus Ex para mi es representada en situaciones como esta, que viví tantas veces (aunque de diferentes formas):

Advertisement

Llegas a un banco en el que debes infiltrarte en la oficina de su director ejecutivo y encontrar información con la que pueda ser chantajeado por alguna razón. Buscas algún conducto aéreo en sus alrededores, no lo encuentras, pero te infiltras en una oficina después de analizar la zona por unos 7 minutos, en la que casualmente encuentras una tarjeta de seguridad que sirve para acceder a un ascensor que te llevará al nivel de los ejecutivos.

Allí, te haces invisible para pasar frente a un guardia desapercibido. Te encuentras con un conducto aéreo que te lleva al lobby que está frente a la oficina más grande que has visto. Esa debe ser la del director. Hackeas la cámara desde la distancia pero ves a un guardia cerca de la puerta; antes de que te vea y alerte a los demás le disparas con tu arma para aturdirlo. Entras a la oficina, hackeas un par de computadoras y obtuviste la información. Sales por donde entraste. Nadie te vio, y cumpliste con tu misión.

Eso es Mankind Divided, solo que cada situación será diferente.

Deus Ex: Mankind Divided es un juego que en cierto modo recuerda a Metal Gear Solid, sobre todo por su estilo de sigilo. Quizás compararlo no es justo, pero se siente como una versión futurista de la saga de Kojima, solo que con su propio guión y personalidad.

Advertisement

Su historia es extremadamente interesante, e incluso las misiones secundarias cuentan con un guión que no es repetitivo, sino que querrás hacer cada una al ser divertidas y ayudarte a avanzar hasta convertirte en un aumentado completamente poderoso e invencible, lo que necesitarás a medida que te acerques al final del juego.

En general, es un título para los amantes de la ciencia-ficción, de los mundos ciberpunk y las conspiraciones que dan giros completamente inesperados. Si jugaste Human Revolution, es la continuación de la historia que debes disfrutar. Si no lo jugaste, Mankind Divided se encargará de ponerte al día con los acontecimientos y engancharte con una historia donde cualquiera puede ser tu enemigo y cualquiera puede traicionarte... excepto tus brazos robóticos, por supuesto. Esos nunca fallan.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.