Los drones se han convertido en los esforzados camarógrafos de algunas escenas de vídeo que son imposibles de hacer sin arriesgar el pellejo. Este vídeo es buena prueba de ello. Se trata de la filmación del volcán Yasur en Vanuatu, una pequeña república del archipiélago de Melanesia. El dron, milagrosamente, ha salido intacto, pero podía no haber tenido tanta suerte.

El vídeo ha sido rodado por el YouTuber Shaun O'Callaghan mediante un cuadricóptero DJI Phantom equipado con una GoPro. A juzgar por las explosiones y la auténtica lluvia de magma que cae sobre la zona, resulta difícil de creer que el dron haya logrado salir ileso de ese infierno. [Shaun O'Callaghan]