Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Alaska puede estar escondiendo un enorme sistema volcánico

3
Save
Varios volcanes en las Islas de las Cuatro Montañas de Alaska.
Varios volcanes en las Islas de las Cuatro Montañas de Alaska.
Imagen: John Lyons/USGS

Como si necesitáramos más noticias perturbadoras en este momento, los geólogos tienen razones para sospechar que un grupo de islas de Alaska es en realidad parte de un sistema volcánico interconectado del mismo tipo que se ve en el Parque Nacional Yellowstone.

Advertisement

Llamado las Islas de las Cuatro Montañas (IFM), este archipiélago volcánico se encuentra a lo largo de la cadena de islas Aleutianas. Una nueva investigación dirigida por John Power del Servicio Geológico de EE. UU. en el Observatorio de Volcanes de Alaska presenta evidencia de “una caldera grande, previamente no reconocida” en el IFM, en una investigación que se presentará el 7 de diciembre en la Reunión de Otoño de 2020 de la AGU.

El cúmulo consta de seis estratovolcanes muy próximos, llamados Cleveland, Carlisle, Herbert, Kagamil, Tana y Uliaga. Los estratovolcanes son lo que pensamos estereotipadamente cuando visualizamos volcanes: montañas altas y empinadas coronadas por un cono humeante. La región también está intercalada con un montón de conos y fisuras más pequeñas. De las seis montañas, Cleveland ha sido la más activa durante las últimas dos décadas, creando nubes de ceniza que alcanzan los 4.500 a 9.000 metros.

El cráter de la cima del monte Cleveland.
El cráter de la cima del monte Cleveland.
Imagen: Cindy Werner/USGS

La supuesta caldera ha eludido la detección durante tanto tiempo porque está oculta por depósitos recientes y el océano. Y, de hecho, no fue fácil para estos geólogos reunir sus pruebas.

Hemos estado escarbando debajo de los cojines del sofá en busca de datos”, explicó Diana Roman, coautora del estudio y geóloga de la Carnegie Institution for Science en Washington, D.C., en un comunicado de AGU. “Pero todo lo que miramos se alinea con una caldera en esta región”.

La evidencia se consiguió, como dijo Roman, mediante el análisis de depósitos geológicos, cambios en la región a lo largo del tiempo, emisiones de gases y mediciones de gravedad (que indican la densidad de rocas enterradas), entre otras pistas. El IFM, al parecer, se está viendo influenciado por esta caldera previamente no detectada.

Advertisement

Las calderas son cámaras subterráneas gigantes llenas de magma, y ​​se sabe que producen algunas de las erupciones más catastróficas en la historia de nuestro planeta (en comparación, los estratovolcanes están acompañados de bolsas de magma comparativamente pequeñas). Y de hecho, a menudo se les llama supervolcanes por esta misma razón.

Calderas conocidas en las Aleutianas.
Calderas conocidas en las Aleutianas.
Imagen: John Power/USGS
Advertisement

Yellowstone es probablemente la caldera más reconocible de la Tierra, debido a su tamaño y amenaza potencial. No se espera que haga erupción pronto, pero si sucediera, la caldera derramaría lava sobre una región que se extiende de 48 a 64 km. Estas erupciones también pueden producir grandes cantidades de ceniza, que pueden alterar el clima en todo el mundo. Transportados por el viento, el aerosol de azufre y las partículas de cenizas ligeras llegarían a todo el planeta y probablemente causarían “una disminución notable de las temperaturas en todo el mundo”, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

No es probable que la posible caldera en IFM coincida con Yellowstone en términos de tamaño o amenaza (y existen muchas otras calderas confirmadas en las Aleutianas), pero eso no significa subestimar el peligro que representan estas características geológicas. Este es un descubrimiento potencialmente muy serio, y los geólogos podrían tener que reclasificar los volcanes IFM. El gigantesco sistema volcánico interconectado podría estallar en el futuro y con “graves consecuencias globales”, según el comunicado de AGU.

Advertisement

Además de alterar el clima, las grandes erupciones también pueden resultar en malestar social y agitación, como fue el caso en el 43 a. C., cuando el volcán Okmok de Alaska, que está alimentado por una caldera, explotó. Investigaciones recientes sugieren que esta erupción condujo indirectamente a la caída de la República Romana y el Reino Ptolemaico en lo que hoy es Egipto. Así que de nuevo, no es una broma.

Para ser claros, no está probado que las islas IFM formen parte de una caldera. Es una fuerte corazonada que ahora necesita ser reforzada con más observaciones.

Advertisement

Nuestra esperanza es regresar a las Islas de las Cuatro Montañas y observar más de cerca el fondo marino, estudiar las rocas volcánicas con mayor detalle, recolectar más datos sísmicos y gravitacionales y muestrear muchas más áreas geotérmicas”, dijo Roman.

Obviamente estoy con la ciencia, pero este es un caso en el que realmente espero que los científicos estén equivocados. Ojalá lo estén.