Sus creadores lo llaman una capa de invisibilidad temporal, y es un avance que puede revolucionar las comunicaciones privadas tal y como las conocemos. El sistema utiliza transmisiones ópticas basadas en láser para ocultar un flujo de datos en tiempo real. No es que lo cifre. Simplemente es que es indetectable para cualquiera que no sepa que está ahí.

El sistema se basa en dos pulsos láser que utilizan diferentes frecuencias. Los fotones de uno de los haces de luz se manipulan de manera que dejan pequeños huecos entre ellos en los que se oculta el segundo haz. Las herramientas de análisis no muestran nada. De hecho, el sistema es tan eficaz que hasta ahora ni siquiera sus propios creadores en la Universidad de Purdue, en Indiana, Estados Unidos, eran capaces de encontrar el flujo de datos oculto. La técnica original, antes de que lograran rescatar la información, se publicó en la revista Nature en junio de 2013.

Advertisement

El ingeniero eléctrico Joseph Lukens y su equipo han tardado más de un año en dar con una manera de acceder a los fotones ocultos en el flujo de datos. En esencia, es tan sencillo como sintonizar el haz de luz en la frecuencia correcta. Si no la conocemos, los análisis no revelan nada diferente al flujo de datos principal.

Mediante esta técnica, los investigadores han logrado enviar un flujo constante de datos a una tasa de transferencia de hasta 1,5Gbps para la parte oculta del mensaje, suficiente como para que el sistema ya sea interesante a nivel comercial. El estudio acaba de publicarse en la revista Optica. [Optica vía New Scientist]

Foto: Deyan Georgiev / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)