Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Gif: Mark Rober (YouTube)

Aunque Mark Rober es más conocido por su canal de YouTube sobre ciencia, menos saben que el popular youtuber es un ingeniero que ha trabajado para la NASA. Rober ha intentado aplicar sus conocimientos con un objetivo tan mundano como divertido: evitar que las ardillas le roben las nueces.

Advertisement

Todo comenzó cuando Rober decidió instalar unos comederos para pájaros para deleitarse en la observación de la fauna local. Los comederos se vendían en Amazon como “a prueba de ardillas”, solo que no resultaron muy efectivos. Los atléticos roedores encontraron siempre la manera de burlar los sistemas diseñados contra ellos para y darse un banquete con las semillas destinadas para los pájaros. Varias semanas y tres modelos diferentes de comedero para pájaros después. Rober decidió abordar el problema de otra forma.

Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: Mark Rober (YouTube)
Advertisement

Lo lógico hubiera sido tratar de diseñar un comedero más seguro, pero eso no resultaba muy espectacular. En lugar de ello, el ingeniero ideó todo un circuito de obstáculos al más puro estilo American Ninja. El circuito incluye varias franjas con obstáculos motorizados, una escaleras flotante imposible como la que se utiliza para engañar a humanos incautos en ferias, un laberinto y un puente de filamento sintético elástico que echaría para atrás a cualquier ardilla, al menos en teoría. Ninguna de las trampas es letal. Rober se ha tomado la molestia hasta de instalar circuitos que pesan la ardilla sobre ellos y ajustan la fuerza de los motores para que la catapulta lanza-ardillas solo expulse al roedor inofensivamente en lugar de hacerlo volar sobre la casa.

Obviamente, las ardillas siempre pueden evitar los obstáculos y caminar por el suelo, pero la tendencia natural de estos pequeños mamíferos es permanecer en lo alto de las ramas siempre que pueden, lo que jugaba en favor de Rober. Para hacer las cosas más justas, todos los postes que sostienen los obstáculos están revestidos de un material deslizante salvo el primero y más cercano a la valla exterior. Este es el resultado final.

El proyecto tiene mucho de humor y algo de física, pero Rober descubrió que las ardillas no solo son unos atletas impresionantes, también aprenden de sus errores y buscan atajos. Al final, las cuatro ardillas concursantes no solo aprendieron a evitar las trampas limpiamente. En solo unos días, todas ellas eran capaces de recorrer el circuito en menos de 40 segundos. El experimento se ha saldado con un vídeo realmente divertido y, lo más importante, ninguna ardilla sufrió daños. [Mark Rober]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter