Todos hemos visto películas de acción en las que el héroe huye nadando bajo el agua rodeado de amenazadoras balas que recorren el agua a toda velocidad. Como tantas otras cosas en el mundo del cine, resulta que la eficacia de los disparos bajo el agua está un poco exagerada.

Andreas Wahl es un conocido físico y divulgador noruego. En su vídeo más reciente para el programa NRK Viten, Wahl se atreve nada menos que a ponerse delante de un rifle a poco más de dos metros de distancia en una piscina. Él mismo es el que dispara el arma y sale indemne. La razón es que el agua ofrece tanta resistencia al proyectil que este apenas recorre un metro y medio antes de perder todo su impulso y caer hasta el fondo de manera inofensva.

Advertisement

Advertisement

No es ni mucho menos la primera vez que vemos este experimento. Los Cazadores de Mitos incluso lo probaron disparando desde fuera del agua. Las balas no solo se ralentizan sino que, si el ángulo de disparo es lo suficiente inclinado, se hacen pedazos al entrar en contacto con la superficie. [NRK Viten vía Sploid]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)