Cuando el invierno aprieta muchos solo tenemos dos opciones, subir la calefacción y apechugar con la factura, o ponernos un jersey más gordo para pasar lo peor del frío. Quizá pronto no haga falta. Investigadores de la Universidad de Stanford han creado un tejido que atrapa el calor de forma sorprendente.

El material, aparecido en Popular Science, es una tela impregnada de nanofibras de plata flexibles, y funciona de dos maneras. La primera es pasiva. Las nanofibras de plata simplemente atrapan la radiación infrarroja que emite nuestro cuerpo, y la hace rebotar. Con prendas confeccionadas con este material, sencillamente no perderíamos calor corporal.

El segundo método es activo. Al aplicar una pequeña corriente eléctrica como la de, por ejemplo, un USB, las nanofibras generan calor, con lo que podrían mantenernos a una temperatura ideal a un coste muy bajo. Según el estudio de sus creadores, recientemente publicado en la revista Nano Letters, utilizar una ropa así supondría un ahorro de energía equivalente a 1.000 bombillas encendidas durante 10 horas o unos 200 dólares anuales.

No todo es perfecto en el sistema. La principal pega de las nanofibras de plata es que aún no han sido testadas en humanos y no se conocen sus efectos sobre la salud. Antes de que este material nos caliente en invierno tendrá que pasar pruebas exhaustivas hasta que la FDA estadounidense y su homólogo europeo aprueben su uso. Sus inventores calculan que podrá estar listo en un par de años. Mientras tanto, investigan una variante que permita enfriarnos en verano. [Nano Letters vía Popular Science]

Fotos: Yi Cui. Universidad de Stanford y Nano Letters.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)