La mitología egipcia está llena de dioses. Algunos han sido muy populares en la cultura pop y el imaginario público: Ra, Apofis, Anubis, Isis, Bastet, Osiris... Otros son más desconocidos. Sin embargo, no por eso eran menos terroríficos. Ahí van 10 dioses egipcios de los que tal vez no hayas oído hablar pero cuya historia es fascinante.

1. Mafdet

Mafdet era una diosa, generalmente representada como un gato, que protegía de los animales venenosos como las serpientes y los escorpiones. Representaba también la justicia y las ejecuciones. Cuando no aparecía representada como un gato, era una mujer con cabeza de gato.

Advertisement

La figura de Mafdet estaba ligada directamente a las ejecuciones, por lo que si veías su iconografía probablemente no era porque te iba a salvar de un mordisco de una serpiente venenosa. Otra de sus representaciones era la de un gato subiéndose a un verdugo. Si tenías la mala suerte de ser un enemigo del Faraón, podías ser decapitado en tu otra vida con las "garras de Mafdet".

Mafdet era también la diosa que surgió al darse cuenta los egipcios que los gatos entregaban animales muertos a los pies de sus amos. Según su razonamiento, esto era porque había una diosa-gato que hacía algo parecido. Por supuesto, Mafdet no depositaba animales muertos al pie del Faraón, sino los corazones de sus enemigos. Un felino muy amigable.

2. Ammyt

"Ammyt (o Ammit), el Devorador de los Muertos" era una de las diosas egipcias que no te querrías encontrar en el más allá. Para ser exactos, no era tan adorada como temida. Ammyt era un demonio compuesto en partes por los depredadores de hombres en el Antiguo Egipto: león, hipopótamo y cocodrilo. Cabeza de cocodrilo, parte superior del cuerpo de león, e inferior de hipopótamo.

En la mitología egipcia, para ganar acceso al inframundo había que extirpar algunos órganos y depositarlos en vasijas. Una vez morías, el dios funerario Anubis pesaba tu corazón respecto a las plumas de la diosa Maat, símbolo de la justicia y la verdad. Si el corazón pesaba más que las plumas, este era "impuro", y Ammyt se lo comería. Si eso sucedía, acabarías el resto de tus días vagando como un espíritu sin descanso.

3. Shesmu

Shesmu era un dios de la ejecución, la sangre y el vino. ¿Vino? Sí, vino. Shesmu era conocido por cortar la cabeza de los enemigos y pecadores para ponerla en una especie de prensa de uvas y obtener así un líquido que se acababa bebiendo. Servía el "zumo de cabeza" a los muertos como acto de bienvenida al más allá.

4. Babi

Foto: AP /Amy Sancetta

La deidad Babi estaba dedicada a los monos babuinos y tenía dos características distintivas: un enorme falo, que utilizaba como mástil de un barco que transportaba almas, y una tendencia a alimentarse de las entrañas de personas. Es otro de los dioses egipcios relacionado con el inframundo.

Advertisement

Otra de sus características era la fertilidad, era un babuino-alfa en toda regla, con una erección casi eterna. Por este motivo, los egipcios también invocaban su nombre si querían tener una buena vida sexual en el más allá. Pero lo hacían con cuidado y respeto: podía comer sus entrañas.

5. Ahti

Era una diosa con cabeza de avispa y cuerpo de hipopótamo. No ha sobrevivido mucha información ni iconografía de esta deidad, salvo que era una de las diosas más vengativas del Antiguo Egipto.

6. Satet

Satet era la diosa de las inundaciones del río Nilo. Era representada principalmente de dos formas: como una diosa de la fertilidad ofreciendo jarrones de agua fresca, pero también con arcos y flechas. Además de la fertilidad, su otro dominio era el mundo de la caza y la guerra. Era la guardiana de la frontera Sur de Egipto y disparaba flechas a cualquier enemigo del Faraón.

7. Menhit

Foto: Menhit a la izquierda del dios Khnum (a la derecha), en la pared exterior del templo de Esna, en Egipto. Steve F-E-Cameron (Merlin-UK)/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0

Otra diosa-gato, Menhit era una deidad de la guerra, con tendencias a la agresión y a los asesinatos. Ya se sabe, los dioses egipcios con cabeza de león son bastante peligrosos. Solía representarse como la mujer de otros dioses de la guerra, como Menthu y Anhur, lo que les hacía una pareja a la que era mejor evitar. Su nombre podía significar "la degolladora", "la que sacrifica" o "la que masacra".

8. Maahes

Hijo de los conocidos dioses Ra y Bast, Maahes era un dios asociado con el tiempo y la guerra. Estaba relacionado también con las flores de loto y los cuchillos, que aparecen en su iconografía. Se le representaba como un hombre con cabeza de león. Acompañaba en una barca su padre Ra y luchaba contra la serpiente Apofis cada noche.

9. Pakhet

Representado como un león o un caracal (un felino carnívoro), Pakhet era una diosa asociada a la caza y pasaba sus noches deambulando por el desierto en busca de presas. Teniendo en cuenta el significado de su nombre, algo así como "cazadora nocturna con vista aguzada y garras afinadas", era mejor no cruzarse en su camino. Su vida nocturna también le valió una asociación con las tormentas del desierto.

10. Am-heh

El inframundo egipcio era algo realmente aterrador. Además de Ammyt y Babi, también te podías encontrar con Am-heh. Representado como un hombre con cabeza de perro cazador, este dios completaba su iconografía del terror viviendo en un lago de fuego. ¿El significado de su nombre? "Devorador de millones". Y solo Atum, padre de los dioses, podía controlarlo. Nadie más era capaz de detenerlo antes de que decidiera comerte.

Foto apertura: Lukiyanova Natalia / frenta - Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)