El domingo día 17 de enero, SpaceX intentaba una vez más aterrizar su cohete Falcon 9 sobre una barcaza en el Océano Atlántico. Estuvo muy, muy cerca, pero un fallo en una de las cuatro patas hizo que el cohete cayera hacia un lado poco después de aterrizar. Este vídeo lo muestra.

El problema en esta ocasión apunta a la niebla. Parece que la densa niebla que había ese día en la zona se condensó en los mecanismos de anclaje de una de las patas y se heló, lo que evitó que funcionarán correctamente.

La buena noticia es que el resto de sistemas han funcionado bien. La velocidad y el ángulo de aterrizaje han sido los correctos. Es solo una cuestión de tiempo que SpaceX lo consiga y abra una nueva era de vuelos baratos al espacio. [vía SpaceX]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)