Su nombre oficial es New South China Mall. Living City, pero lo llaman el Centro comercial Muerto. Desde su inauguración en 2005, este masivo proyecto, impulsado por el magnate de los fideos instantáneos Hu Guirong, ha sido una oda a la barbarie consumista. A día de hoy, el centro está en un 99% vacío, y sus avenidas y plazas ofrecen un paisaje más inquietante que acogedor.

El centro ocupa una superficie de 892.000 metros cuadrados con espacio para 2.500 locales de distinto tamaño. En su interior hay diferentes zonas que imitan, en cartón piedra, a diferentes ciudades y culturas del mundo. El centro alberga, por ejemplo, dos kilómetros de canales de estilo veneciano y una reproducción del Arco del Triunfo de París de 25 metros de altura.

El Centro Comercial Muerto fue construído en las afueras de la ciudad-prefectura china de Dongguan y la causa de su defunción prematura es que parece que nadie calculó la demanda de espacio comercial para semejante monstruo.

A día de hoy tan sólo alberga un puñado de restaurantes de comida rápida. El New South China Mall ha perdido el récord de superficie comercial, superado por un centro construido en Dubai. Pese a ello mantiene el de mayor superficie comercial disponible del mundo, y todo indica que seguirá ostentando ese récord por mucho tiempo. Al comienzo de este post tenéis un pequeño documental sobre el lugar rodado por Grégoire Basdevant.

El centro comercial más grande del mundo es un desiertoS

El centro comercial más grande del mundo es un desiertoS

El centro comercial más grande del mundo es un desiertoS

El centro comercial más grande del mundo es un desiertoS

Fotos: Remko Tanis, en Flickr, bajo licencia Creative Commons