Foto: jupoliko / Flickr, bajo lñicencia Creative Commons.

El hámster común europeo se encuentra en situación crítica. Durante años, su población ha sufrido un declive constante sin que los científicos tuvieran muy claro cuál era el problema. Finalmente han dado con una respuesta siniestra: el maíz está volviendo locos a estos pequeños roedores.

Durante décadas, el hámster europeo (Cricetus cricetus) ha sido cazado por su piel y porque se le consideraba una plaga para los cultivos. En 2011, la Unión Europea obligó a Francia a tomar medidas para proteger la especie, pero los animalitos seguían muriendo. Al principio se culpó a los pesticidas o a la destrucción de las madrigueras al arar la tierra. Ninguna de las hipótesis era correcta.

Un estudio de la Universidad de Estrasburgo ha determinado la causa del descenso en la población y su origen es inesperado: los animales están comiendo demasiado maíz.

Advertisement

Muchas de las regiones en las que viven los hámster están ahora dedicadas casi por completo al cultivo de maíz con fines industriales. La planta proporciona una ilimitada fuente de alimento a los roedores, pero la abundancia de comida esconde un regalo envenenado: déficit de vitamina B3.

Imagen: Patrick Foto / Shutterstock

Normalmente, los hámster se alimentan de semillas, raíces y a veces pequeños insectos. Cuando el maíz es especialmente abundante, dejan de cazar o de comer otros vegetales. El déficit de vitamina B3 les provoca un cuadro de síntomas que incluye desorientación y episodios de violencia. Los hámster con este déficit terminan por devorar a sus propias crías hasta el punto de que solo el 5% sobrevive

El estudio ha comprobado la hipótesis en laboratorio tras administrar una dieta exclusiva de maíz a un grupo de hámsters. El cuadro clínico que desemboca en el canibalismo remite cuando los animales reciben un suplemento de vitamina B3 o llevan una dieta variada que les suministre esta vitamina de manera natural. La solución al problema pasa por reintroducir una mayor variedad de plantas en el hábitat de los hámster para enriquecer su dieta.

Advertisement

Se da la circunstancia de que la alimentación desequilibrada con exceso de maíz y trigo no enriquecidos y la falta de proteínas son también causa de una afección similar en humanos conocida como pelagra. La pelagra genera trastornos psicológicos que tradicionalmente estaban asociados a aumentos en el índice de suicidios y homicidios. [The Royal Society vía The Guardian]