¿Puede un vehículo militar ser demasiado invisible al radar? El USS Zumwalt sí. El primero de esta nueva clase de destructores de aspecto futurista tiene un problema: su huella en el radar es tan pequeña que ya están pensando en señalizar su posición con reflectores.

El problema parece absurdo, pero lo que es una ventaja en tiempos de guerra, puede convertirse en un problema grave cuando el USS Zumwalt navega en tiempos de paz y rodeado por un montón de barcos civiles. Hacer girar un barco no es tan fácil como dar un golpe de timón. En zonas especialmente transitadas como las inmediaciones de un puerto, los capitanes necesitan saber con cierta antelación la posición, tamaño y rumbo de los demás navíos. La necesidad es aún mayor si la visibilidad es reducida debido a condiciones meteorológicas como niebla o lluvia.

Advertisement

Advertisement

Durante una reciente salida rutinaria a comprobar las capturas, un pescador de langostas de Maine llamado Lawrence Pye pudo dar cuenta del problema de primera mano. Pye explica a Associated Press que la huella del Zumwalt en el radar corresponde a la de un barco de no más de 15 metros de eslora. Para cuando se dio cuenta de que era un barco de guerra de 185 metros de largo, lo tenía prácticamente encima.

Todo quedó en un susto, pero no es la primera vez que ocurre. El nuevo destructor es 50 veces más difícil de detectar para un equipo de radar convencional que cualquier otro destructor de la flota estadounidense. Para evitar posibles accidentes, la marina está estudiando equipar al Zumwalt con algún tipo de señalización luminosa (reflectores o material reflectante) para que otros barcos puedan posicionarlo correctamente. [vía Defense Tech]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.