Foto: AP Images

A comienzos de diciembre, un camión embistió contra la multitud que compraba en un mercadillo de Navidad en Berlín. Murieron 12 personas. Una investigación ha revelado que podían haber sido muchas más. El sistema de frenos autónomo detuvo el camión al cabo de solo 80 metros.

Las primeras investigaciones apuntaban a que el vehículo usado por los terroristas se detuvo gracias a la heroica acción del conductor polaco del camión, que yacía herido en el interior de la cabina. Sin embargo no fue así. El camión, de la marca Scania, disponía de un sistema de frenos autónomo que avisa al conductor en caso de detectar una colisión. Como el conductor, el terrorista Anis Amri, hizo caso omiso del aviso, el sistema de seguridad detuvo automáticamente el camión después de recorrer una distancia de entre 70 y 80 metros.

Puede no ser mucho, pero probablemente haya salvado decenas de vidas. El último ataque terrorista con el mismo modus operandi fue el de Niza, el pasado mes de julio. En ese atentado murieron 80 personas.

Advertisement

Advertisement

El sistema automático de frenado de emergencia (AEB por sus siglas en inglés) es obligatorio desde 2012 para todos los vehículos pesados nuevos que circulan en la UE. Este mismo año han aprobado una normativa similar en Estados Unidos y se prevé que todos los vehículos estén equipados con frenos de emergencia autónomos para 2022. [vía DW]