Mangia

A lo largo de la historia de los videojuegos han existido títulos raros. La década de los 80 fue especialmente prolífica en este aspecto con material muy difícil de definir. Con todo, hubo una obra a la que muy pocos lanzamientos le han podido hacer sombra. Se llamaba Mangia´ y lo iba a protagonizar una madre y su hijo.

Es posible que los 80 fueran una época de grandes cambios en la industria del videojuego. El principio de la década con la Atari 2600 en miles de hogares supuso un boom de creatividad en todos los sentidos. De aquellos años podemos rescatar auténticas joyas para el icónico videojuego, pero también tomaduras de pelo o títulos que rozaban el absurdo. Incluso la propia Atari trajo consigo el género erótico o “pornográfico” a las consolas a través de la compañía Mystique.

Advertisement

Sí, incluso de los austeros gráficos de la Atari 2600 podían salir píxeles que evocaban situaciones de naturaleza sexual, en algunos casos hilarantes, en otras un tanto ofensivas (el título de culto Beat ´Em & Eat ´Em fue posiblemente el más polémico de aquella generación). Otros, como en el caso que nos ocupa, simplemente están en una categoría distinta.

Debemos suponer que Mangia´ fue el resultado de la pesadilla de un desarrollador. De otra forma no se entiende una obra que salió en 1983 para la Atari 2600. La compañía Spectravideo anunciaba a bombo y platillo un título con la siguiente sinopsis:

Tu madre ha estado cocinando todo el día, preparándote tu plato de pasta favorito, pero nada es lo suficientemente bueno para su niño preferido. Por tanto, es justo que pongas una sonrisa en su cara, brillo en sus ojos y resplandor en su corazón. ¿Cómo? Pues comiendo. ¡Mangia’, mangia’ ! ¡Vamos, es bueno para ti!

En esencia se trata de una madre que por alguna razón ha perdido los nervios con su crío. El joven debía comer los platos de pasta hasta que su estómago explotaba en pantalla. En este caso al niño se le hinchaba el estómago cambiando los colores de azul a amarillo y finalmente a rojo, antes de que explotara en una masa de píxeles azules.

Advertisement

Advertisement

Los jugadores controlaban al niño y para evitar el fatal destino podían tirar la pasta a un gato que aparece ocasionalmente en la pantalla, o a un perro que camina en la parte inferior. Pero atención, si la madre del crío veía que los platos de pasta iban a parar a los animales, entonces la furia se intensificaba y traía triple ración de pasta.

No tenemos ninguna duda de que con Mangia´ se cumple aquello de “ya no los hacen como antes”. Un título que tiene el honor de obtener una calificación de 10 (increíblemente raro) por la revista de la compañía Atari Age.