Instalar una cámara de 1,8 gigapíxeles (1.800 megapíxeles) en un avión no tripulado. Es la última idea de la DARPA de EE.UU. (Defense Advance Research Projects Agency) para crear un sistema de espionaje casi perfecto. El sistema se llama ARGUS (Autonomous Real-Time Ground Ubiquitous Surveillance Imaging System) y es capaz de filmar y fotografiar objetos en movimiento de solo 15 centímetros de largo desde una altura de más de 5 kilómetros y en un área de 39 kilómetros cuadrados. Se trata tal vez del sistema más potente y preciso de videovigilancia a distancia jamás creado hasta ahora. 

En el vídeo se observa cómo la cámara captura y envía en tiempo real imágenes de coches, personas caminando por la calle, haciendo deporte... La resolución de 1,8 gigapíxeles es tan potente que se aprecian perfectamente los brazos de la gente moviéndose, sus gestos, lo que llevan en las manos... y todo desde más de 5 kilómetros de altura. ARGUS capta hasta 50 objetos en movimiento en vídeo de 10 fotogramas por segundo y almacena cada día el equivalente a 5.000 horas de vídeo HD. 

El sistema está todavía en desarrollo y el resto de detalles es confidencial. El vídeo de arriba muestra el proyecto por primera vez, en el que trabaja la firma BAE Systems. ¿Para qué se va a utilizar? Es un misterio. Lo que es de sobra conocido es que cada vez más países y ejércitos, sobre todo EE.UU., utilizan sofisticados drones tanto para ataques como para misiones de espionaje. ARGUS es solo una prueba más de lo que viene. [PBS  via Gizmodo]