Rogue One no podía haber empezado con mejor pie en las salas de cine. El Spin off de la popular saga ha recaudado la friolera de 290 millones de dólares en su estreno mundial. En Estados Unidos ha amasado 155 millones, y eso a pesar del boicot por parte de entusiastas de Donald Trump.

¿Qué demonios tiene que ver el nuevo presidente electo de Estados Unidos con Star Wars? Todo comenzó con un tuit publicado por la cuenta oficial de Star Wars en el que se podía ver a la protagonista de la película, Jyn Erso, junto a la frase “¿Estás con ella?”.

La mayor parte de personas entendieron el tuit como una mera promoción de Rogue One, pero un puñado de simpatizantes radicales de Trump lo tomaron como una llamada a apoyar a la que por aquel entonces era su rival en las urnas, Hillary Clinton. Parte de ese razonamiento proviene del hecho de que Chris Weitz, guionista del film, fue uno de los personajes célebres del mundo del cine que apoyaron públicamente la candidatura de Clinton.

Advertisement

En un giro aún más absurdo de los razonamientos, algunos seguidores de Trump y extremistas de derecha tacharon la película de propaganda feminista subversiva.

El tuit en cuestión les pareció tan ofensivo que comenzaron una campaña online para boicotear la película cuando llegara a taquilla bajo la etiqueta #DumpStarWars (algo que se puede traducir como “tira Star Wars a la basura”)

Sponsored

Desde un punto de vista que probablemente sea considerado subversivo e izquierdoso, la campaña para descarrilar el film no ha funcionado muy bien, porque Rogue One ya es el segundo estreno más taquillero en su primer fin de semana de la historia de Estados Unidos. De hecho, Disney esperaba una recaudación de 120 millones a nivel global. Los 290 millones que lleva sin siquiera contar el estreno en China (que será el 6 de enero) permiten augurar un excelente futuro para los spinoff feministas y subversivos sobre rebeldes galácticos que no votan a Trump.

Mientras tanto, los simpatizantes más reaccionarios del nuevo presidente como Mike Cernovich están contentos con la campaña porque, según observan, Rogue One ha hecho menos taquilla que The Force Awakens. Está claro que aquí cada cual cuenta la película como le da la gana, y nunca mejor dicho.