Hace poco más de un mes se hizo viral una misteriosa van que recorría algunas calles del estado de Virginia aparentemente sin conductor alguno. Lo que muchos creían era un coche autónomo, resultó que tenía a un hombre disfrazado de asiento en el puesto de piloto. Esto era parte de un experimento.

El misterio de la van, después de hacerse viral, fue desenmascarado por un periodista de News4 quien la encontró en el camino y, al acercarse, se percató que había una persona disfrazada de asiento al volante. Al intentar obtener respuestas, el conductor escapó.

Advertisement

Ahora, cuatro semanas más tarde, Ford ha revelado que esto era parte de un experimento que llevaron a cabo en conjunto con el Instituto de Transporte VirginiaTech en el estado. La investigación tenía dos propósitos: estudiar la reacción de las personas en las calles al ver pasar un coche sin conductor, y desarrollar un sistema de alerta mediante luces para indicar a los transeúntes y otros coches cuál sería la siguiente acción que tomaría el coche “autónomo”.

Los gestos y expresiones faciales, el lenguaje corporal e incluso las risas al ver pasar el monovolumen ayudaron al instituto a entender cómo reaccionaría una persona ante un coche que se conduce solo, incluyendo si lo sentía como una amenaza. Además, la van contaba con un sistema de luces que parpadeaban sobre el cristal frontal, con patrones que indicaban a las personas alrededor de la van cuál sería su próxima acción: cruzar, avanzar o cualquier otra. Según explica Wired, el lenguaje visual consistía en patrones como los siguientes:

“Un parpadeo lento significa que se estaba deteniendo, uno rápido que iba a avanzar, y una luz blanca fija mientras circulaba significa que el modo autónomo ha sido activado”.

Diferentes compañías, incluyendo Tesla y Google, han probado sus propios sistemas de conducción autónoma o asistida con el propósito de perfeccionarlo. Lo que Ford y este instituto de tecnología del transporte plantean es un método para que el coche se comunique con su entorno, y este se pueda sentir seguro al saber qué es lo próximo que hará esa extraña van que se conduce por sí sola. [Ford vía Verge / Wired]