Samsung apuesta por el color en la presentación de su nueva Galaxy Tab S, una tableta con una espectacular pantalla SuperAMOLED con resolución 2.560 x 1.600 píxeles, el mismo sensor de huellas dactilares que el Samsung Galaxy S5, y todo el músculo necesario para liderar la batalla de los Android por el mercado tablet.

Lo importante: la pantalla

El Galaxy Tab S viene en dos versiones de 8,4 y 10,5 pulgadas de diagonal. En ambos casos, el grosor del equipo es de solo 6,6 milímetros. El peso de los dispositivos es de 298 y 467 gramos respectivamente. En cuanto a los colores, estarán disponibles con la parte trasera en colores bronce o blanco.

Advertisement

Samsung destaca el hecho de que las pantallas AMOLED no necesitan retroiluminación. Eso permite hacer el dispositivo más fino y mejora la reproducción del color. AMOLED también permite más contraste y, al ser capaz de apagar completamente cada pixel, los tonos negros son puros.

La pantalla cuenta con una tecnología llamada Adaptative Display. En esencia, lo que hace esta tecnología es ajustar la pantalla a la iluminación ambiental, pero también a la aplicación que tengamos activa en ese momento. Así, por ejemplo, ajusta la nitidez de los textos en la aplicación nativa para leer libro electrónicos, o el color en el reproductor de vídeo. Este ajuste funciona, de momento, solo en las aplicaciones nativas de la coreana.

Software y alianzas

El software es una pieza importante del equipo. Sobre la versión 4.4 de Android y el tradicional interfaz TouchWiz, el Galaxy Tab viene equipado con algunas perlas propias. Una de ellas es una aplicación para acceder al PC de manera remota. Otra, llamada Sidesync 3.0 también se encarga de que podamos recibir llamadas de un terminal Samsung en la tableta. También incluye un modo infantil para restringir contenidos y proteger la tableta de manipulaciones indeseadas por parte de los peques.

Advertisement

Samsung ha prestado especial atención a las alianzas con diferentes proveedores de vídeo como Netflix, o con editoriales. La tableta tiene un hub de contenido premium llamado Samsung Gifts que incluirá contenido del Wall Street Journal, el Washington Post, Vogue, o Marvel Unlimited. Todo esto está restringido, de momento, a Estados Unidos, y habrá que ver cuáles serán las opciones en otros países.

Hardware

El Samsung Galaxy Tab S está equipado con el abanico habitual de conexiones, con la presencia destacada de conectividad WiFi AC MiMo, la más rápida de los WiFi comerciales actuales. Hay versión LTE para el que la necesite. La batería del equipo es una 4.900 mAh para el modelo de 8,4 pulgadas, y una 7.900 mAh para el modelo de 10,5. Según Samsung, la autonomía es de 11 horas en reproducción de vídeo 1080p.

En cuanto a la memoria para almacenamiento, es de 16 o 32GB, pero existe una ranura para tarjetas MicroSD de hasta 128GB. La memoria RAM es de 3GB. Parece que habrá dos variantes del tablet, una con procesador Exynos 5, y la otra con Snapdragon 800. No se ha confirmado todavía cuál llegará a cada mercado.

El Tab S es el primer tablet en equipar sensor de huellas dactilares como el del Samsung Galaxy S5. Funciona igual, e incluye el modo de archivos privados. La novedad es que, como una tableta suele ser utilizada por más de una persona. El escáner de huellas puede utilizarse para desbloquear hasta 8 diferentes perfiles de usuario.

De lo que menos ha hablado Samsung es de las cámaras del Tab S, una 2,1 en el frontal, y una 8 megapíxeles en la parte posterior. Este es el vídeo de presentación del nuevo tablet.

Samsung Galaxy Tab S: precio y disponibilidad

La versión de 8,4 pulgadas del Tab S (con WiFi y 16GB) costará 399 euros/dólares. La misma configuración, pero en pantalla de 10,5 pulgadas sale por 499 euros/dólares. La tableta sale a la venta en Julio en buena parte de países a nivel mundial (entre ellos España, donde se pone a la venta el 4 de Julio).

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)