La última revelación sobre el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, la NSA, ha enfurecido a Google. Y con razón. Según los documentos filtrados por Edward Snowden, la NSA pinchó en secreto el tráfico de los servidores de Google y Yahoo. Google ha afirmado estar "enfurecido" tras conocer la revelación.

En un comunicado, el jefe de asuntos legales de Google, David Drummond, ha sido muy explícito:

Hemos estado desde hace tiempo preocupados por la posibilidad de este tipo de espionaje, y por eso hemos continuado extendiendo el cifrado a más y más servicios de Google y enlaces, especialmente los enlaces en la transparencia [filtrada en los documentos, debajo].

No facilitamos a ningún gobierno, incluido el gobierno de EE.UU., acceso a nuestros sistemas. Estamos furiosos ante el alcance con el que el gobierno parece haber ido para interceptar datos de nuestros redes privadas de fibra; ello demuestra la necesidad de una urgente reforma.

Esta es una de las transparencias a las que se refiere Google:

Por su parte, Yahoo ha sido más comedido, pero también firme:

Tenemos estrictos controles para proteger la seguridad de nuestros centros de datos, y no hemos dado acceso a nuestros centros de datos a la NSA o a ninguna otra agencia gubernamental.

La revelación de que la NSA, junto a la agencia central de inteligencia británica, la GCHQ, espió en secreto el tráfico de Google y Yahoo la publicó ayer el Whasington Post en base a los documentos filtrados por Edward Snowden.

Advertisement

La información filtrada muestra cómo el programa, de nombre MUSCULAR, es capaz de desviar y registrar más de 180 millones de entradas (correos electrónicos, archivos adjuntos, direcciones...) en un sólo mes. Los datos que la NSA considera merecedores de una segunda revisión van a parar a servidores de la agencia en Fort Meade, Maryland. La revelación deja claro, una vez más, que nada de lo que hagamos en Internet sin tomar algunas medidas de seguridad, es privado. [vía The Guardian]