Es difícil no sentir simpatía por el BQ Aquaris E4.5 Ubuntu Edition. Después de años de esfuerzos, Canonical por fin tiene el arma que buscaba para atacar el mercado de smartphones. Es una excelente noticia, pero tiene su letra pequeña. Ahora mismo, el Ubuntu Phone de BQ probablemente no es el móvil que andas buscando.

Todo por hacer

¿Eres un entusiasta de Linux? ¿Tienes la disposición y el ánimo de aprender a usar un sistema operativo nuevo o incluso de ayudar a construirlo? ¿Te gusta trastear con teléfonos en profundidad y no te importa que el smartphone que usas no tenga Instagram, ni Flappy Bird, ni Snapchat, ni Whatsapp ni la mayor parte de aplicaciones que usa todo el mundo? ¿Te gusta ir de diferente por la vida?

Advertisement

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es sí, entonces quizá el Aquaris E4.5 Ubuntu Edition sí sea lo que estas buscando después de todo. El teléfono es un lienzo en blanco esperando a ser llenado. Como buen lienzo, viene con lo básico. Tiene Facebook, tiene un navegador, tiene una aplicación de Youtube, contactos, un reproductor musical, y hasta una cámara bastante decente...

Técnicamente, no es lo último de lo último, pero cuenta con una base sólida. Lo que le falta es todo lo demás. Le falta un ecosistema que no solo sea atractivo para locos del Linux y del software libre, sino también para el resto del mundo. Le faltan las aplicaciones y servicios que, por suerte o por desgracia, reclaman los usuarios normales y que son las que hacen que un sistema operativo se consolide y triunfe. De lo contrario corre el riesgo de, en el mejor de los casos, quedar relegado al mismo nivel que Firefox OS.

Advertisement

En ese sentido, hasta los responsables de BQ reconocen que el Ubuntu Phone que acaban de crear no es un superventas en potencia. "Nos da igual cuántos vendamos" explicaba el portavoz de la compañía durante la presentación. Lo importante, señalan, es la comunidad de desarrolladores y esa comunidad, por cierto, ha respondido con peticiones del terminal desde todo el mundo.

Cómo es utilizar un Ubuntu Phone

Como todos los sistemas nuevos, el del Ubuntu Phone se hace muy raro al principio. El menú de notificaciones se abre desde la parte superior de la pantalla, pero ahí termina el parecido con Android o iOS. Las principales aplicaciones están en una barra desplegable que sale por la parte izquierda, y un menú tridimensional de páginas nos ayuda a movernos entre las aplicaciones a otras. La mayor parte de la interfaz es accesible mediante gestos y, aunque al comienzo se echa de menos el botón de atrás y de menú al que estamos tan acostumbrados, lo cierto es que no se tarda en pillarle el truco.

Aunque la pantalla no es especialmente luminosa, se ve muy bien, con especial mención a la reproducción de color, que según BQ es un 90% de la gama tonal NTSC. En nuestra primera toma de contacto hemos notado que el SO se quedaba trabado en algunos momentos y que había funciones, como la aplicación de YouTube, en las que no se notaba toda la fluidez que uno pudiera desear.

Mi impresión es que estos fallos no se deben tanto a un mal procesador, sino a que el Aquaris E4.5 que hemos probado era una versión de muestra que ha sufrido mucho trasiego, y no el dispositivo final que ya está a la venta. El corazón del terminal es un ARM Cortex A7 de cuatro núcleos a 1,3Ghz que no debería tener problemas en mover una pantalla de 4,5 pulgadas a 540x960 píxeles. El hecho de que el resto de menús funcionen de forma fluida y suave viene a confirmar que lo único que le falta al teléfono son algunos ajustes de software.

En BQ explican que adaptar ciertas funciones no ha sido nada fácil. La parte del sistema operativo que gestiona la doble SIM, por ejemplo, ha sido "un auténtico dolor de muelas" para Canonical y los ingenieros de BQ.

La cámara tiene luces y sombras. Por un lado el enfoque y la obturación son muy rápidos. Por otra, no es capaz de ajustar el balance de blancos en función del punto de enfoque. La luminosidad del sensor no es la mejor que hemos visto, pero a cambio la óptica permite fotos muy cercanas sin perder el foco.

Diseñado por ingenieros

Desde el punto de vista de diseño, el BQ es casi perfecto, y lo es porque no hace concesiones estúpidas al diseño por encima de la funcionalidad. La carcasa, en negro mate, no puede ser más minimalista. La cobertura antihuellas que lleva (desarrollada en Suecia y con un tacto mineral, según nos dijeron) otorga al teléfono un acabado suave y homogéneo muy agradable de ver y de sostener.

Aunque es policarbonato técnico, el Aquaris E4.5 no da esa sensación de plasticazo que grita "barato, baratooo" en otros terminales de gama media. No hay tornasolados, ni brillos, ni cantos metálicos, ni acabados exóticos ni texturas perforadas, ni colorines exhuberantes, ni pretensiones metálicas. Hasta el logotipo de la parte posterior es discreto. Perfecto.

En ciertos aspectos, el espíritu de estos nuevos BQ (los terminales Android comparten el mismo diseño) recuerda a cuando Nokia lanzó sus primeros Lumia con carcasa de policarbonato monobloque que, de tan sencillos que eran, se convertían en elegantes. El Aquaris E4.5 es, en definitiva, lo que pasa cuando diseñan un teléfono en el departamento de ingeniería, y no en el de marketing. Todo está donde debe estar y no hace falta más.

En manos de la comunidad

¿Tiene futuro el Ubuntu Phone de BQ? La respuesta está única y exclusivamente en manos de la comunidad de desarrolladores de Linux. El teléfono es un gama media, pero es un excelente gama media, y además muy asequible (169,90 euros). No tiene sentido crear un dispositivo para desarrolladores que la mayor parte de desarrolladores no se va a poder permitir (no miro a nadie, Google Glass).

Advertisement

Para el común de los mortales, a menos que os guste hacer cosas con Ubuntu o tengáis una curiosidad irresistible por probarlo, el BQ Aquaris E4.5 es más una fuente de problemas que de soluciones. Si os gusta el diseño de los móviles BQ y lo asequibles que son, vais a ser mucho más felices con uno de los nuevos Aquaris M con Android Lollipop. Por ahora, el BQ Aquaris Ubuntu Edition es la promesa de un sistema operativo mejor. No nos corresponde a nosotros hacer realidad esa promesa, aunque debo reconocer que es una cruzada que cuenta con toda mi simpatía.

Especificaciones

  • Sistema operativo: Ubuntu
  • Procesador: Quad Core Cortex A7 hasta 1.3 GHz MediaTek
  • Pantalla: 4,5 pulgadas, resolución 540 x 960 IPS (240 ppp)
  • RAM: 1 GB
  • Almacenamiento y SIM: 8 GB + MicroSD de hasta 32GB. Doble MicroSIM
  • Cámara: 8 MP la principal ƒ/2,4 / 5 MP la frontal ƒ/2,4
  • Batería: 2.150 mAh
  • Tamaño: 137 x 67 x 9 mm
  • Peso: 123 gramos
  • Precio: 169,90 euros. De momento, solo se vende en Europa

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)