Durante 20 películas el Agente 007 vivió un sinfín de aventuras, conquistó a todas las chicas y jugó con un montón de gadgets fascinantes. Después llegó Daniel Craig y le dio un giro a lo que era ser James Bond, y todo su universo. Casino Royale fue un gran inicio para su era, pero Spectre podría ser un final lento y torpe. He visto Spectre y es de lo peor de la era Craig, pero tiene algunos grandes momentos.

Esta es una reseña completamente libre de spoilers, puedes leer libremente.

Advertisement

Soy de los que desde niño disfrutan de las películas de James Bond, especialmente desde que viera la mítica GoldenEye y jugara tantas horas al videojuego de NIntendo 64 que lleva el mismo nombre. He visto una y otra vez las 23 películas de la saga, y me dirigí al cine para ver Spectre con muchas expectativas, quizás demasiadas.

Advertisement

Lamentablemente, aunque es cierto que disfruté la película, salí decepcionado de la sala. Esperaba más, tanto del villano como de la trama en general. Como decía un buen amigo que también ha visto Spectre, “sabes que hay un problema si a mitad de la película miras el reloj y te preguntas cuánto falta”. Y es eso, Spectre es una de las películas de mayor duración en la historia de 007, y no lo merece. El ritmo en algunos momentos se siente tan torpe y estirado que cansa, y opaca los grandes momentos y la historia del film, que es su mayor ventaja.

Una buena historia contada a tropezones

Skyfall es, para muchos, la mejor película de la era Daniel Craig hasta la fecha (aunque mi favorita personal es Casino Royale), y los que conocemos la historia y pasado del personaje la disfrutamos aún más porque vimos, claramente, como se cerraba un círculo y Bond volvía a sus raíces. Se trataba de un reboot completo de la saga, pero al estilo “era Craig”, y eso era maravilloso.

Porque en los días de Sean Connery y Roger Moore el personaje era completamente diferente a lo que es 007 hoy en día. Bond disfrutaba de ser Bond, disfrutaba de matar al malo, usar sus juguetes y pasar una o dos noches (máximo) con alguna mujer de belleza exótica que no decía más de dos líneas en la película. Esto quizás tuvo su momento, pero el cine ha evolucionado (para bien), y Casino Royale marcó la evolución de Bond.

Advertisement

Advertisement

James Bond ahora es una persona extremadamente sufrida, oscura y perturbada. Es un espía con licencia para matar no porque lo disfrute, sino porque es bueno en ello y cree que no puede hacer nada más, siente que no hay otra respuesta. En Casino, sin embargo, conoció a una mujer que lo atrapó, y renunció a ser un espía... brevemente. La traición de esta chica lo hizo aún más sufrido, y lo convirtió en el Bond que vemos en las siguientes tres películas, incluyendo Spectre.

Esto es importante porque afirma que el pasado de Bond, ese del que conocemos casi nada, juega un papel vital en su vida... como debe ser. Y su pasado lo persigue en Spectre, una película que se basa en dos cosas: venganza y vigilancia. Y esto último es porque el film está claramente influenciado por personas como Edward Snowden y Julian Assange. Durante varias películas hemos visto cómo el gobierno ha tratado de deshacerse del “Programa 00” porque lo considera obsoleto. “Hoy en día lo que funciona es la vigilancia ciudadana y los drones”, dice un personaje en Spectre sin importarle lo que eso supone, mientras que otro le responde con un “lo que planeas es la peor pesadilla de George Orwell”, y tiene razón.

Toda la fórmula de Spectre, sobre papel, suena maravillosa. Pero es contada con un ritmo tan pobre y la película la extienden tanto que llega a hacerse aburrida por momentos. Afortunadamente cada una de las escenas de acción es tan épica que te hará ponerte atento en el sillón de la sala, ese en el que segundos antes te estabas durmiendo o pensando en revisar Twitter.

El pasado te persigue, Bond

Ya hablamos de vigilancia, ahora hablemos de venganza. En Spectre vemos cómo todo el pasado de Bond (el de Craig, al menos) lo persigue. Desde su historia de niño hasta las personas que ha conocido en su camino, y las que ha perdido. Parece un gran obituario lleno de buenas y malas personas, y en varios momentos la grandiosa Judi Dench aparece (como “M”) para recordarnos lo maravillosa que fue durante 7 películas. Es que “M”, la “M” de Dench, era lo mejor del universo de Bond.

Todos los acontecimientos que formaron a Bond hasta ahora lo convirtieron en alguien con sed de venganza, un cazador buscando a su presa sin importarle las órdenes de nadie, vamos, eso que hace a Bond tan Bond.

Advertisement

Pero su pasado también se ve reflejado en los villanos de la película, quienes para bien o para mal siguen la misma fórmula de los clásicos de 007: una mente maestra, un secuaz y muchas persecuciones y enfrentamientos. Aunque Christoph Waltz, ganador de dos premios Oscar, hace un trabajo brillante en su actuación (como siempre) y le da ese sello tan característico de él de encanto, burla y humor satírico, siento que Oberhauser pudo ser mucho más, le faltó ser más macabro, o al menos más amenazador.

O quizás es que aún no logro superar lo grandioso que fue el Silva de Javier Bardem en Skyfall.

Y la película nos trae algunas sorpresas y nos sacará sonrisas a quienes conocemos la buena historia de Bond, además de que las dos mujeres que protagonizan el film, las (mal llamadas) “chicas Bond” de Spectre, hacen un trabajo maravilloso, nos recuerdan (sobre todo Léa Seydoux) que las mujeres en la era Craig no son trofeos, y pueden encarar con facilidad a los villanos de la película... y al mismo 007.

Lo mejor

  • La trama de fondo de la película, y cómo Bond es más humano que nunca
  • La forma en la que trata temas tan sensibles de la vida real como la vigilancia ciudadana de muchos gobiernos sobre los ciudadanos de sus países
  • Léa Seydoux no es una chica Bond cualquiera, la tipa patea traseros
  • Todos los escenarios son gloriosos, como siempre
  • La secuencia inicial en México, durante el Día de Muertos, es uno de los momentos más divertidos que he visto en la “Era Craig”
  • La nueva relación de Bond y Moneypenny
  • El encanto de Christoph Waltz, es que el tipo es un maestro.
  • Los breves momentos en los que vemos la “M” de Dame Judi Dench

Lo peor

  • Cómo cuentan la película, lo larga e interminable que se siente. Mutila de una forma increíble a su buena historia
  • El encanto de Christoph Waltz es algo bueno, pero a su vez el villano principal de la película debió haber sido mucho más amenazador
  • También esperaba mucho más del Hinx de Dave Bautista. Si bien este villano musculoso está claramente inspirado en los secuaces de las viejas películas, esos que mataban con sus mandíbulas y sus sombreros, Hinx solo tiene un momento épico en la película, de resto aburre
  • La torpe forma en la que conectan todas las películas de Craig a Spectre. En serio, eso solo le sale bien a HYDRA (Hail Hydra!)
  • Dudo que volvamos a ver a Judy Dench en alguna película de Bond, y eso es una tragedia

¿Merece la pena verla?

Con sus fallos y sus faltas, Spectre sigue siendo una película entretenida, digna de ser vista por todos los fanáticos del Agente 007. Hay demasiadas conexiones con su pasado (tanto en la era Craig como en las anteriores) que la convierten en una obra imperdible de la franquicia. Lo que sí recomiendo es que no vayan con las expectativa de que supere a Skyfall, porque no lo hace. Ni tampoco a Casino Royale. Se ubica más bien al mismo nivel de Quantom of Solace, o quizás un poco por encima.

Advertisement

Advertisement

Además, esta puede ser la última Bond protagonizada por Daniel Craig, cuya era ha supuesto un verdadero antes y después para la franquicia. Es, sin duda, el Bond más humano que hemos visto, y por eso tantos aplaudimos a Craig.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)