Se llama NaSt1 y es una estrella única en la Vía Láctea cuyas características y comportamiento no se habían observado antes. El telescopio Hubble de la NASA ha captado ahora nuevos datos suyos que han fascinando a los científicos. Entre otras cosas por su forma y tamaño: con un disco de 3,2 billones de kilómetros de ancho.

Los astrónomos han apodado a la estrella Nasty 1, en un juego de palabras con su nombre astronómico (NaSt1). Se había descubierto hace ya varias décadas y se había calificado como una estrella de Wolf-Rayet, un de tipo masivo que tiene entre 20 y 30 veces la masa del Sol y que pierde de forma muy rápida su capa exterior de hidrógeno, exponiendo su interior de helio ardiendo a temperaturas brutalmente elevadas. Los nuevos datos captados por el Hubble son importantes porque revelan más detalles sobre la forma del disco y la fase en la que se puede encontrar. Esto, a su vez, dará pistas a los astrónomos para entender mejor la formación de estas estrellas masivas. La imagen de arriba (al completo debajo) es una interpretación artística de los datos captados por el Hubble. La estrella (imaginando un poco) se vería algo como esto:

Como señala la NASA, los astrónomos esperaban que esta estrella tuviera un disco de forma similar a la Eta Carinae, con dos grandes nebulosas de gas a cada lado del núcleo. Sin embargo, la NaSt1 presenta un disco plano rodeando al núcleo. Los cálculos apuntan a que la nebulosa que rodea la estrella es relativamente reciente y se encuentra a “solo” unos 3.000 años luz de la Tierra. Según los científicos, la nueva información proporcionada por el Hubble evidencia que la NaSt1 se encuentra en una fase muy corta de su evolución, una fase de unos pocos cientos de miles de años. Una oportunidad única para conocer qué ocurre exactamente en este momento nunca observado antes en estrellas de este tipo. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)