El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia: la puesta a disposición y la gestión de una plataforma de intercambio de archivos como The Pirate Bay constituye una violación de los derechos de autor. Ahora las operadoras tienen luz verde para bloquear las webs de descargas en Europa.

El caso llegó al Alto Tribunal tras un largo litigio en los Países Bajos. Allí, un juez había decidido levantar el bloqueo a The Pirate Bay al considerar que era una medida inefectiva que restringía las libertades de los operadores, pero una asociación en defensa de los derechos de autor llevó el caso al Tribunal Supremo, que a su vez consultó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Advertisement

Finalmente, el TJUE ha determinado que The Pirate Bay realiza un “acto de comunicación” al poner a disposición del público obras protegidas por derechos de autor. Y señala a sus administradores, si bien son los propios usuarios quienes suben las obras, porque “desempeñan un papel ineludible en la puesta a disposición de las mismas”. Así lo explica en un comunicado:

En este contexto, el Tribunal de Justicia menciona la indexación de los ficheros torrents por los administradores de la plataforma, de manera que las obras a las que remiten esos ficheros puedan ser fácilmente localizadas y descargadas por los usuarios. Añade que The Pirate Bay propone, además de un motor de búsqueda, categorías basadas en la naturaleza de las obras, su género o su popularidad. Por otro lado, los administradores suprimen los ficheros torrents obsoletos o erróneos, y filtran de manera activa algunos contenidos.

De las observaciones presentadas al Tribunal de Justicia también se desprende que esta plataforma es utilizada por un número considerable de personas (en la plataforma de intercambio en línea figuran en este sentido varias decenas de millones de usuarios).

Por último, la finalidad de la puesta a disposición y la gestión de una plataforma como The Pirate Bay es obtener un beneficio, toda vez que, como resulta de las observaciones presentadas ante el Tribunal de Justicia, esta plataforma genera ingresos publicitarios considerables.

Es una sentencia clara contra las plataformas de descargas en general, pero en el caso de The Pirate Bay no va a cambiar mucho las cosas. El buscador de torrents por excelencia ya está censurado en países como España, y las medidas que toman las operadoras para bloquear su acceso pueden saltarse con un simple proxy, un VPN o a veces incluso cambiando los DNS.