Representación artística de la magnetosfera de Júpiter. Imagen: NASA / JPL

No es la primera vez que un vehículo terrestre pasa cerca de Júpiter, pero la Sonda Juno de la NASA será la primera en explorar el planeta gigante de cerca. El pasado 24 de junio, la nave entró por primera vez en la magnetosfera de Júpiter y sus instrumentos captaron el sonido que emite el planeta.

Antes de llegar a las inmediaciones de Júpiter, Juno solo captaba las tenues oscilaciones a 10 kilohertzios del plasma generado por el viento solar. En ese momento es cuando cruza lo que los astrónomos denominan el arco de choque, la frontera que separa el espacio del Sistema Solar y la magnetosfera de Júpiter. En ese punto, las partículas chocan con la barrera magnética del planeta a velocidades supersónicas, provocando un estruendo que en cierto modo recuerda al ruido de un objeto zambulléndose en una piscina. Juno tardó dos horas en cruzar esta zona.

Pero lo mejor está aún por llegar. A 7,97 millones de kilómetros, Juno llega a la capa exterior de la magnetosfera de Júpiter. Las ondas electromagnéticas atrapadas en esa cavidad resuenan en unas frecuencias que, si pudieramos escucharlas en el vacío del espacio, sonarían así:

Es difícil encontrar algo parecido en los sonidos de nuestro propio planeta, pero la grabación tiene un toque imponente y magnífico que augura no pocas sorpresas cuando Juno active sus motores de frenado y se aproxime a la órbita de Júpiter a solo 5.000 km de las capas superiores de la atmósfera de Júpiter. Solo por las vistas va a merecer la pena. La aproximación final tendrá lugar el día 4 de julio. [vía JPL]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.