Imagen: Gran Nube de Magallanes (vía NASA).

Entre las miles de millones de estrellas que habitan la Vía Láctea se encuentran algunas que se desplazan muchísimo más rápido que el resto. Estas, conocidas como estrellas hiperveloces, en realidad no son originarias de la Vía Láctea sino de una galaxia vecina y nos han invadido gracias a sus velocidades extremas,

Así lo asegura un estudio publicado por un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, quienes han creado un modelo para calcular la trayectoria y velocidad de estas estrellas hiperveloces y así descubrir su verdadero origen: la Gran Nube de Magallanes (GNM).

Advertisement

En la Vía Láctea existen al menos 100.000 millones de estrellas. Hasta la fecha solamente hemos descubierto unas 20 estrellas hiperveloces (aunque se estima que hay unas 10.000 en la Vía Láctea), pero debido a la velocidad que se desplazan en la galaxia llamaron la atención de los astrónomos, quienes llevan años intentando explicarlas.

Algunas de las teorías propuestas hasta ahora incluían la posibilidad de haber interactuado con un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia, pero con sus cálculos los astrónomos descubrieron que estas estrellas en realidad han sido expulsadas por nuestra galaxia vecina, la Gran Nube de Magallanes. De hecho, el estudio estima que la GNM nos envía una de estas estrellas hiperveloces cada 300.000 años, aproximadamente.

Cuando explota una de las estrellas de un sistema binario es posible que la otra salga disparada a gran velocidad, con una fuerza tan grande como para escapar del campo gravitatorio de la galaxia en la que se encuentra. El hecho de que la propia GNM también se mueve a una velocidad considerablemente rápida haría posible que estas estrellas abandonaran su galaxia matriz y llegaran a la nuestra, que se encuentra a apenas unos 163.000 años luz de distancia. [Monthly Notices of the Royal Astronomical Society vía BGR / Sci-News]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.