Ayer el Sol emitió una erupción solar de nivel intermedio que ahora está llegando a la Tierra en forma de tormenta geomagnética severa. Traducido: podría inutilizar temporalmente satélites y otros sistemas de comunicación. Lo bueno: nos está dejando espectaculares imágenes de auroras rojas envolviendo las zonas más septentrionales del planeta.

Una tormenta geomagnética no es más que una perturbación temporal de la magnetosfera terrestre provocada generalmente por una erupción o llamarada solar. Estas erupciones viajan por el espacio en forma de potente viento solar y, si se producen en orientación hacia la Tierra, llegan a nuestra magnetosfera en unas 52 horas. La magnetosfera no es más que una región alrededor de la Tierra en la que el campo magnético desvía la mayor parte del viento solar. Es, en esencia, un escudo en movimiento que está cambiando constantemente su potencia y orientación.

Dada la potencia de la erupción solar y su orientación hacia la Tierra, la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) avisó de que nos enfrentábamos a una tormenta geomagnética severa ayer noche y hoy. Eso puede resultar en daños en los sistemas de comunicación terrestres soportados vía satélite. De momento no se han reportado incidentes, pero sí se han visto espectaculares aurora boreales generadas por el impacto de este viento solar sobre nuestra atmósfera. La imagen de arriba la captó el astronauta Scott Kelly desde la ISS, igual que esta otra:

Kelly ha publicado ahora un fascinante vídeo de estas auroras:

Y una imagen adicional:

Estas son las zonas de la Tierra desde las que se pueden observar estas impresionantes auroras (en rojo las zonas de mayor probabilidad de observación).

Según la NOAA, se espera otra tormenta geomagnética severa durante este miércoles y jueves que seguro nos dejará más imágenes como las de arriba.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)