Los láser que cambian de color se fabricarán con grafenoSLas espectaculares batallas estelares de La Guerra de Las Galaxias son hoy un poco menos ficción gracias al grafeno. El supermaterial se apunta un nuevo tanto gracias al descubrimiento de una nueva calidad que lo hace capaz de servir de interruptor para emitir pulsos láser ultracortos.

Hasta ahora, los pulsos láser no se parecían nada a los que veíamos en el cine, sino que eran un único rayo continuo. El físico Andrea Ferrari y su equipo de la Universidad de Cambridge, han descubierto que el grafeno puede absorber el láser y soltarlo en descargas de unos pocos femtosegundos (un femtosegundo equivale a la milbillonésima parte de un segundo).

Además, el grafeno es capaz de emitir las descargas en distintas longitudes de onda. Aparte de conseguir diferentes colores en un mismo láser, esta cualidad permitiría su uso en multitud de aplicaciones científicas que actualmente requieren de varios emisores láser en distintas frecuencias.

El grafeno es altamente resistente al calor generado por los láser y escalable, así que el descubrimiento de Ferrari y su equipo podría usarse en aplicaciones tan pequeñas como un puntero láser de bolsillo, o tan grandes como un cañón láser en el ala de un hipotético X-Wing. El sable de luz, eso sí, todavía nos queda un poco lejos [Nature Vía Geekosystem].