GIF: @darth

Cuando Apple presentó el iPhone 7 dijo que eliminar la toma de auriculares había sido un acto de “valentía” (courage). No quiero ni imaginar la palabra que se sacarán de la manga este jueves para explicar el sacrificio de la tecla Escape en los nuevos MacBook Pro. Descansa en paz, querida Esc.

Advertisement

Sí, la misma empresa que en 2016 sigue poniéndole una tecla “Expulsar” a su teclado inalámbrico ha tomado la decisión de eliminar la tecla Escape:

“¡¿Cómo se supone que voy a usar Vim ahora?!”, clamaron los usuarios más frikis (Vim es un vetusto editor de texto presente en todos los sistemas Unix donde la tecla Escape tiene un par de funciones imprescindibles).

Advertisement

Más allá de ese puñado de nerds, entre los que me incluyo, no creo que la tecla Escape siga teniendo utilidad. ¿Quizá para salir de los vídeos a pantalla completa? ¿Para forzar el cierre de las aplicaciones? ¿Para cancelar un comando o alguna acción en un programa específico?

No solo nos quedaremos sin Escape, claro. El nuevo MacBook Pro elimina todas las teclas de función, dejando espacio para el famoso panel táctil y su lector de huellas dactilares Touch ID. Parece lógico que las teclas de brillo, reproducción y volumen se trasladen la nueva pantalla OLED, cuya interfaz cambiará de manera dinámica según el programa que estemos usando.

La tecla Escape, en cambio, tiene toda la pinta de haber pasado a mejor vida. El destino de la tecla de encendido/apagado es todavía incierto.