Son uno de los conceptos más recurrentes de la ciencia-ficción, y hay una buena razón para ello. Las máquinas von Neumann son dispositivos que, bien usados, podrían ayudarnos a colonizar el Sistema Solar en unas pocas décadas. Mal usados, por contra, podrían destruir la raza humana y hasta toda la galaxia.

Pero ¿qué es una máquina von Neumann? Se trata de un concepto imaginado por el matemático de origen húngaro John von-Neumann como una posible solución a problemas repetitivos. Suena abstracto, pero su aplicación más común es la colonización del espacio. Para ser exactos, se ve como una solución al problema de extraer recursos para extendernos por el Sistema Solar. En ese contexto se habla más de sondas von Neumann o naves espaciales von Neumann. En esencia se trata de máquinas ideadas para extraer unos determinados recursos y usar parte de ellos para autorreplicarse.

Imaginemos, por ejemplo, un robot inteligente capaz de extraer minerales del suelo marciano para enviárnoslos o construir instalaciones allí. Además, ese robot es una pequeña factoría móvil que también puede usar los recursos que extrae para fabricar los componentes necesarios con los que hacer una réplica exacta de sí mismo. No es algo tan descabellado. Ya hay robots capaces de diseñar y construir otros robots. Los nuevos rover de la NASA excavan el suelo para obtener mineral, y hay drones que imprimen estructuras complejas en 3D.

Robots ingenieros que imprimen en 3D imaginados por Norman Foster para una eventual base en Marte.

Según el vídeo de Eoin Duffy, enviando una sola de estas máquinas a un 5% de la velocidad de la luz, el ser humano podría extender su dominio sobre toda nuestra galaxia en menos de cuatro millones de años. Parece una cantidad de tiempo exagerada, pero no lo es tanto si la comparamos con métodos más convencionales.

Por suerte o por desgracia, el único tipo de máquinas von Neumann que existe no nos permite extendernos por el universo porque es virtual. Son los virus informáticos. Hemos dado algunos pasos, pero para crear un dispositivo así aún tenemos que avanzar mucho en inteligencia artificial, robótica, propulsores espaciales y miniaturización por citar solo algunos campos.

Si la idea de diseminar un ejército de máquinas capaces de reproducirse por el Sistema Solar te asusta un poco no estás solo. La Ciencia-ficción ha imaginado multitud de escenarios en los que máquinas von Neumann fuera de control terminan destruyendo galaxias enteras. Muchos se preguntan también si ingenios de este tipo creados por una hipotética civilización alienígena no existirán ya.

El hecho de que no hayamos encontrado ninguno aún se interpreta de varias maneras. Quizá los extraterrestres no estén tan locos como para crear semejante artefacto. Quizá han sido consumidos por sus propias máquinas, o simplemente no hay nadie ahí fuera para crearlas. si nos ponemos filosóficos, quizá nosotros seamos máquinas biológicas von Neumann creadas por otra especie para extendernos y devorar recursos. Desde luego, es algo que se nos da muy bien.

Sin ir tan lejos, un sistema von Neumann a menor escala (y más controlado) facilitaría enormemente la construcción de una infraestructura que haga la colonización de otros planetas más fácil. Es una idea a tener en cuenta para cuando Elon Musk tenga terminado ese cohete suyo. [más información Eoin Duffy, iO9]