Art by Jim Cooke.

Si tienes miedo a recibir un disparo, no estás solo, y tus temores están desgraciadamente justificados. Las pistolas matan a casi 100 personas cada día en Estados Unidos. Peor aún, estas pistolas y las balas que se disparan no son armas hiper-precisas como las que vemos en Hollywood. Son imprecisas y hacen mucho más daño del que puedas imaginar. Esto es lo que sucede si te alcanza una bala, y lo que puedes hacer para posiblemente salvar tu vida o la de otra persona.

Advertencia: esto puede ser difícil de leer. Proceda con precaución.

Lo que una bala hace a tu cuerpo

Es probable que sepas que una bala puede perforar en su camino el cuerpo humano con bastante facilidad. Después de todo, hay una razón por la que las armas no han cambiado mucho en los últimos cientos de años: son eficaces. Pero más allá del agujero obvio que una bala hace en tu piel, se produce mucho más daño en el interior.

Advertisement

Para empezar, cuando una bala entra en tu cuerpo tu carne absorbe gran parte del impulso que la bala tenía. Una bala de 9 mm, que normalmente se dispara a partir de pistolas de mano utilizadas para la autodefensa o por la policía, viaja a una velocidad de alrededor de 1448 km/h. Todo ese impulso tiene que ir a algún lugar, por lo que la bala lo transfiere a tu cuerpo, haciendo que se expanda y cree una gran cavidad, para luego caer de nuevo sobre sí mismo. Ese temblor puede causar un daño muy serio a tus órganos y tejidos, incluso si la bala no los golpea realmente.

Después de que una bala contacta con tu piel, el destino lanza los dados. Es posible sobrevivir al ser disparado, varias veces incluso, pero en gran medida todo se reduce al camino que toman esas balas. Connor Narciso, un ex médico de combate y ex miembro del ejército de los boina verde que sirvió en Afganistán, dice que no podemos dejar que las películas y la televisión nos engañen. Un solo disparo en el brazo o la pierna es más que suficiente para matarte si no tienes suerte.

¿Por qué? Por la pérdida de sangre, que Narciso afirma que es la causa prevenible número uno de la muerte en un campo de batalla (cerca de 90% de esas muertes evitables se deben a la pérdida de la sangre). Si esa bala golpea una arteria braquial en tu brazo, una de las arterias bilaterales en la ingle, o en las arterias subclavias debajo de cada una de tus clavículas, entonces estarás ante una hemorragia masiva. Tus músculos tienen algunos mecanismos de defensa incorporados para intentar detenerlo, pero normalmente no es suficiente cuando se tiene una pérdida de sangre interna causada por proyectiles penetrantes como las balas. Estas cortan a través de arterias y venas sin alertar a los músculos del peligro. Básicamente, el mito de las películas de “disparos al cuerpo” no mortales es más que inverosímil según Narciso, y los soldados y la policía nunca son entrenados para desarmar de esta manera.

El otro peligro, por supuesto, es el daño a algunos órganos. Si una bala golpea un órgano vital, lo rasgará de la misma manera que lo hizo con tu piel exterior. Además, las balas pueden rebotar y cambiar de dirección una vez que están dentro de ti, lo que significa que una bala puede golpear a múltiples órganos. No se sabe a dónde irá una bala una vez que se dispara. Dicho esto, es absolutamente posible sobrevivir al ser disparado si la bala no impacta con ninguna de tus áreas vitales. Incluso es posible que te disparen muchas veces a la vez, solo pregunta al rapero 50 Cent. No se trata de cuántos disparos, sino de dónde van.

Advertisement

Sponsored

¿Qué hay de los materiales a prueba de balas como el kevlar? Sin duda pueden detener las balas para que no penetren en tu piel, reduciendo una gran cantidad de los daños internos, pero todavía tienen que lidiar con detener el impulso de la bala. Piensa en la bala como un balón de fútbol, ​​y el kevlar es la red. Realmente no estás deteniendo la bala per se, la estás atrapando, y eso todavía puede hacer mucho daño. Además, el kevlar sólo es útil contra balas de un calibre más pequeño como las que encontrarías en la mayoría de las pistolas de mano. Las balas de los rifles van a atravesarlo. Necesitarás una armadura de cerámica de grado militar en ese caso.

Lo que puedes hacer si tú o alguien a tu alrededor es disparado

Como se ha dicho, la supervivencia ante un arma de fuego se reduce en gran medida a la suerte. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar tu probabilidades de supervivencia. ¿Cómo se siente cuando sucede? Los relatos personales van desde una “sensación de ardor intenso” hasta “es como ser golpeado por un pitch en béisbol”. Una vez hablé con una chica que fue disparada accidentalmente en su hombro en una fiesta, y me dijo que era como ser empujado de manera extremadamente violenta, seguido de un dolor intenso y agudo después de un minuto o dos. Por supuesto, muchas víctimas dicen que lo peor es sentir que tu propia sangre caliente se derrama por todo tu cuerpo. En resumen, no es divertido.

Cuando te das cuenta de que tú u otra persona ha recibido un disparo, llama al 911. Necesitas de la llegada de médicos profesionales lo más pronto posible. Después de eso, Narciso dice que necesitas tratar de detener la hemorragia. Recuerda, la pérdida de sangre es lo que mata a la mayoría de la gente en este caso. Por lo tanto, busca el hinchazón, la zona de la decoloración de la piel y otros signos de hemorragia, luego intenta controlarla aplicando una presión manual sobre la herida o fijando un torniquete alto y apretado en la extremidad donde se encuentra la herida.

Si hay una herida de bala abierta en la cavidad torácica es importante que intentes evitar que el aire sea aspirado. De lo contrario, tú o la víctima pueden sufrir neumotórax de tensión o un pulmón colapsado, cortando toda la capacidad respiratoria por la mitad. La mejor manera de conectar el agujero es con alguna forma de vendaje oclusivo. Esto puede ser vaselina, una gasa de un botiquín de primeros auxilios, o algo improvisado como una cinta o plástico. Lo que sea que utilices necesitas que proporcione un sello total, así que los materiales absorbentes como las gasas estándar probablemente no funcionarán. En este punto, lo único que puedes hacer es esperar y rezar hasta que llegue el personal de emergencia.

¿Cuáles son las probabilidades de que realmente muera de un disparo?

Probablemente estás aterrorizado en este punto, pero veamos algunas estadísticas. Según el Consejo Nacional de Seguridad, tus probabilidades generales de morir de una descarga de armas de fuego durante este año son de alrededor de uno entre 514.000. Bastante delgada la línea. Sin embargo, a lo largo de tu vida ese número está más cerca de uno entre 6.905. Pero ten en cuenta que los datos cubren todas las muertes por descarga de armas de fuego, incluyendo los suicidios, accidentes por un mal manejo de armas de fuego y accidentes de caza, junto a los asesinatos y tiroteos masivos. Además, esos números se refieren a las muertes, y no a la probabilidad real de que te disparen. Ese número podría ser mucho más aterrador.

Advertisement

Aun así, las víctimas de armas de fuego tienen una tasa de supervivencia sorprendentemente alta. Suponiendo que no te disparen directamente al corazón o en el cerebro (donde hay una tasa de supervivencia del 9%), el doctor Vincent JM DiMaio, ex jefe médico forense en el Condado de Bexar, Texas, y autor de Gunshot Wounds: Practical Aspects of Firearms, Ballistics, and Forensic Techniques, sugiere que tienes alrededor de un 80 a un 95% de probabilidad de supervivencia (95% de probabilidad si llegas al hospital con el corazón todavía latiendo). ¡No está nada mal! DiMaio encontró que alrededor del 80% de los disparos en el cuerpo no son áreas fatales al ser disparado, por lo que mientras que la trayectoria de una bala decide su destino, hay un montón de caminos que conducen a la supervivencia.