Christian Roy es un ciudadano de Quebec que lleva usando su Tesla Model S como taxi los últimos dos años y medio. En ese tiempo ha acumulado ya la nada despreciable cifra de 100.000 millas (160.000 kilómetros). ¿Qué tal soporta este coche eléctrico de alta tecnología el paso del tiempo y el uso intensivo?

Después de leer el artículo de Electrek sobre el Tesla como taxi, decidí llamar por teléfono a este profesional pionero. De hecho Christian nos ha explicado que es el primer taxista con un Tesla de Norteamérica, y que el 90% de esos 160.000 kilómetros los ha hecho circulando en ciudad

Advertisement

Si miras cualquier automóvil usado que esté a la venta verás que sus propietarios suelen alerdear del porcentaje de kilometros que se ha hecho en autopista. La conducción en vías de este tipo desgasta menos los coches que las continuas paradas y arranques de circular por una ciudad, y pocos vehículos sufren ese desgaste tanto como los taxis.

Christian explica que el mayor problema que ha tenido con el Tesla Model S ha estado relacionado con el motor eléctrico. Aproximadamente a las 25.000 millas de uso (40.000 kilómetros) Tesla le cambió el motor completo por uno nuevo debido a conocidos problemas de calidad con los primeros motores del modelo. Después de eso, y de dos años circulando 120.000 kilómetros adicionales, su Tesla tan solo ha requerido neumáticos y frenos nuevos así como rodamientos. Es lo normal en un vehículo con ese kilometraje.

Sponsored

Recientemente, sin embargo, el motor eléctrico volvió a fallar. Christian explica que probablemente se deba a que su motor fue reemplazado por otro nuevo en 2014 y los nuevos motores revisados no llegaron hasta 2015.

En cualquier caso, este taxista explica que Tesla reemplaza los motores averiados en menos de 24 horas, así que no tuvo que esperar mucho para seguir usando el vehículo, que al fin y al cabo es su fuente de ingresos. En este sentido, Roy añade que el tiempo de reparación era un auténtico problema con su anteriores automovil.

Christian admite que el mantenimiento rutinario del Tesla es más caro que el de su anterior vehículo, un Subaru Legacy, pero cree que la rentabilidad del modelo eléctrico subirá aún más cuando llegue a las 200.000 millas.

El viejo Subaru de Christian tuvo que pasar por el taller para que le reconstruyeran el motor dos o tres veces en sus 330.000 millas de vida, y su mantenimiento a menudo alcanzaba los mil dólares mensuales. Como invertía demasiado en su vehículo, se sentía impulsado a intentar aprovecharlo más tiempo para rentabilizar el dinero invertido, y eso acabó en un círculo vicioso y en 20.000 dólares en reparaciones a lo largo de ocho años.

El Tesla, sin embargo, tiene garantía ilimitada que cubre fallos en el motor, y eso es algo impagable para alguien que hace 50.000 millas al año. La garantía significa que los gastos de reparación del Tesla se limitan a pequeñas piezas, no a las costosas averías del motor. Al menos hasta 2022, que es cuando la garantía expira.

Por supuesto, el coche cuesta 70.000 dólares, y a pesar de ello ha habido que reemplazar el motor dos veces. A pesar de ello, el descenso en el coste de mantenimiento comparado con el de un motor de combustión hace que merezca la pena. Eso por no mencionar que Christian lleva gastados 3.700 dólares en recargas estos dos años y medio. Echar gasolina le costaba alrededor de 5.000 dólares al año. Solo por eso puede decirse que el Tesla es una elección interesante para un taxi. [vía Electrek]

Este post se ha publicado originalmente en nuestro blog hermano Jalopnik.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.