Un grupo de turistas que visitaba el mirador de la Torre Willis, en Chicago, se llevó un buen susto cuando el suelo de cristal del mirador Skydeck de la torre, a 412 metros de altura sobre la calle, se quebró bajo sus pies. Afortunadamente, el cristal se rompió de la manera en que sus creadores habían previsto que lo hiciera y nadie resultó herido.

El mirador de la Torre Willis está confeccionado a partir de placas de cristal laminado de 12 milímetros de espesor. El suelo del habitáculo está compuesto de tres de estas láminas, unidas entre ellas por láminas de un material transparente llamado butiral de polivinilo. Este compuesto se encarga de mantener los fragmentos de cristal en su sitio incluso aunque se rompa.

Así es como quedó ese cristal protector tras romperse:

Foto: BJ Lutz, vía Twitter

Portavoces de la Torre Willis han indicado que ha sido una de esas láminas protectoras intermedias la que en realidad se ha resquebrajado. Según ellos, está precisamente pensada para romperse de esa manera en caso de accidente y no afectar al resto de la estructura. Con todo, y habida cuenta de cómo había quedado el suelo tras la rotura, el ritmo cardíaco de los turistas que se encontraban en ese momento en el mirador tuvo que sufrir un pico considerable. [vía NBC y Chicago Sun-Times]

Foto apertura: Scott Olson/Getty

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)