Dos periodistas conversaban tranquilamente en lo que se supone que era una zona segura al oeste de Mosul, en Irak, cuando un francotirador abrió fuego sobre ellos. La bala alcanzó al periodista iraquí Ammar Alwaely. Si hoy sigue vivo es gracias a la GoPro que llevaba sujeta al pecho.

La cámara quedó hecha añicos por el impacto pero Alwaely salió casi ileso del ataque. El periodista tan solo recibió unos arañazos en la cara producto de la metralla que salió despedida de la propia cámara. Su compañero, el británico Owen Holdaway logró captar el instante con su propia cámara. El vídeo completo está disponible aquí.

Ninguno de los dos fueron conscientes de manera inmediata de lo ocurrido. simplemente se arrojaron al suelo al sentir el impacto. Solo después de examinar el equipo y las heridas de Alwaely se dieron cuenta de lo sucedido.

La guerra contra los terroristas del autodenominado Estado Islámico (ISIS) ha convertido las calles de Mosul en un avispero en el que francotiradores de ambos bandos se enfrentan por el control de cada distrito. A menudo los civiles son víctimas del fuego cruzado. [Funker530 vía The Sun]

Advertisement