La pesadilla de Sony Pictures lejos de acabar, continúa. WikiLeaks la ha revivido esta semana publicando al completo los emails y documentos filtrados hace meses. Muchos no se habían revisado ni publicado. Entre ellos hay revelaciones como esta: Sony reconoce que la mayoría de cifras actuales sobre piratería son erróneas o cero fiables. Y lo mismo ocurre con el bloqueo a páginas web: nadie sabe si realmente funciona.

WikiLeaks ha reunido todos los emails y documentos filtrados de Sony Pictures el pasado noviembre y ahora están disponibles a golpe de clic para cualquier que los quiera leer. Sony ha “condenado enérgicamente” la decisión de WikiLeaks, pero lo cierto es que la información revela detalles importantes.

Cifras erróneas sobre piratería

En varios emails enviados en octubre del año pasado, Sean Jaquez, vicepresidente de protección de contenido de Sony Pictures y uno de los responsables de la estrategia anti-piratería de la compañía a nivel mundial, reconoce que “hay muchas estadísticas publicadas sobre piratería, pero la metodología [para su obtención] es errónea o cuestionable”.

Advertisement

Los emails se originan a raíz de una presentación que Steve Mosko, presidente de Sony Pictures Televisión, tiene que dar en un evento. Necesita estadísticas sobre el alcance de la piratería, número de descargas ilegales de series o cantidad de dinero que la industria pierde al año por la piratería. Complicado. En el intercambio de emails entre Keith Le Goy, presidente de distribución internacional de Sony Pictures, y Sean Jaquez, este reconoce lo difícil de obtener esos datos (añadidas aclaraciones entre [ ] y énfasis en negrita):

La MPA [Motion Picture Association estadounidense] me confirma que la mayoría de estadísticas impactantes tanto para el alcance de la piratería como el daño financiero no son públicas. Desde luego, cuantificar el daño financiero siempre ha sido difícil ya que no todas las descargas ilegales equivalen a una venta potencial [perdida]. [...] Para el alcance de la piratería, creo que lo más seguro es incluir ejemplos de nuestras series. Esto levantará menos sospechas sobre la metodología.

La MPA nos ha advertido que hay muchas estadísticas publicadas sobre piratería, pero la metodología [para su obtención] es errónea o cuestionable, así que tenemos que ser cuidadosos de no coger datos de cualquier parte y ponerlos en la presentación de Steve - sobre todo dada la potencial atención mediática.

Finalmente, entre todas las estadísticas posibles, los directivos de Sony seleccionan cuidadosamente solo las que favorecen su discurso. En concreto las relacionadas con series como Breaking Bad, y datos como los 6,5 millones de descargas en EE.UU. del episodio final de la serie tras los 6 días de su emisión.

Advertisement

Que las cifras sobre piratería online publicadas por estudios y lobbies son muy cuestionables es algo conocido, pero que uno de los principales estudios como Sony Pictures lo reconozca en privado, y de la mano de la propia Motion Picture Association estadounidense, confirma las sospechas: estudios y lobbies cocinan los datos a placer para mostrar una foto distorsionada e interesada sobre la situación actual de la piratería.

Dudas sobre la efectividad del bloqueo de páginas web

Entre los cientos de documentos confidenciales filtrados figura otro muy revelador sobre las iniciativas de bloqueo de páginas web piratas en Europa. Es un informe de 11 páginas escrito en junio de 2011 (lo puedes leer aquí en PDF) elaborado por Motion Picture Laboratories, una organización creada y financiada al 100% por Sony Pictures y otros 5 grandes estudios (Paramount, Twentieth Century Fox, Universal, Walt Disney Pictures y Warner Bros) para investigar sobre tecnologías de distribución de contenidos legales, y cómo parar los ilegales.

Advertisement

El informe analiza las iniciativas de bloqueo web en 15 países europeos, entre ellos España, pero lo interesante son las conclusiones. Similar a lo que ocurre con las cifras de piratería, nadie sabe si bloquear webs pirata funciona o no (añadidas aclaraciones entre [ ] y énfasis en negrita):

En los países que han optado por el bloqueo, no hay apenas estudios publicados sobre el éxito o el fracaso. Los datos de medición [sobre la efectividad del bloqueo] actuales tienden a ser simplistas, no publican la metodología y cubren solo un periodo de tiempo muy corto. Por ejemplo, tanto los que defienden el bloqueo como los que están contra ello han utilizado los mismos datos de Italia sobre The Pirate Bay para argumentar que el bloque funciona o no funciona.

Más allá de que nadie sabe si bloquear sirve para algo o no, el informe duda también sobre la efectividad de ciertos tipos de bloqueo:

Hay controversia de que bloquear páginas individuales no es robusto, y no cambia realmente la tendencia de la piratería en un país. Sí parece que los esfuerzos centrados en listas de páginas o un grupo de páginas, en lugar de objetivos legales individuales, causan cambios en la tendencia de la piratería en un país.

El panorama de la piratería cambia, pero los cambios tienden a ser evolutivos, no revolucionarios, por lo que cualquier lista de páginas cambiará lentamente. [...] A medida que se bloquean páginas, la gente se mueve a otras, pero eso lleva tiempo y añade fricción al sistema.

[...] Es mejor intentar bloquear una familia de páginas, o una página y todas sus alternativas conocidas, que una única página [muy popular]. La gestión de esta lista [de páginas web pirata] debe realizarla un cuerpo administrativo de confianza [es decir, los gobiernos]. Dejar una página sin bloquear es desde luego menos perjudicial que ser ridiculizado por excesivo bloqueo.

En definitiva, Sony Pictures y el resto de estudios, a través de sus unidades de investigación, reconocen que 1) es imposible saber a ciencia cierta si el bloqueo de páginas web sirve o no para algo y 2) expresa dudas sobre la efectividad de bloqueos individuales de páginas. Mejor atacar a grupos de páginas, dice, y empujar a los gobiernos a encargarse del tema.

Casi cuatro años después, el informe acaba siendo tristemente premonitorio: gobiernos de media Europa han aprobado leyes para bloquear páginas web, como España y su nefasta LPI. Sin embargo, lo han hecho seguramente sin saber todavía siquiera si funciona y presionados por los estudios y sus lobbies. La información filtrada confirma su triste estrategia: perseguir, prohibir y bloquear, en lugar de apostar fuerte por reinventar un modelo de negocio obsoleto que no se ajusta a la era digital.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)