Foto: Jeffrey Anderson

Al principio todo está en calma, pero poco a poco se van activando los centros que gobiernan el placer y la recompensa como el núcleo accumbens. La imagen es la de un cerebro experimentando fervor religioso, y no se diferencia mucho de lo que se siente con las drogas, el sexo, o la música.

Un equipo de investigadores de medicina de la Universidad de Utah se propusieron cuantificar los efectos de la experiencia religiosa sobre el cerebro. Para su experimento, reclutaron a un grupo de 19 mormones devotos de menos de 20 años y los sometieron a resonancias magnéticas en un entorno que favorecía positivamente el sentimiento religioso mediante vídeos, lecturas y citas religiosas.

Cuando los voluntarios afirmaban sentirse en paz y cercanos a Dios, sus cerebros se iluminaban siguiendo patrones que los neurólogos comparan con otras experiencias placenteras como el amor, el sexo, las drogas, la música o el juego.

Advertisement

Advertisement

La duración de estos estímulos alcanza picos de 1 a tres segundos, pero el núcleo accumbens no es la única región que registra una alta actividad. La acompañan el cortex prefrontal medio, asociado con el juicio moral y la valoración, y regiones relacionadas con la atención y la concentración.

El estudio forma parte del proyecto The Religious Brain, que intenta entender qué efectos fisiológicos tiene la experiencia religiosa en países occidentales. Hasta ahora solo se habían estudiado a nivel neurológico prácticas de origen oriental como la meditación. Este proyecto es el primero que analiza la religión en el mundo occidental desde un punto de vista médico.

“Apenas estamos comenzando a entender como funciona el cerebro durante experiencias que los creyentes interpretan como espirituales, divinas o trascendentes.” explica el neuroradiólogo y principal autor del proyecto Jeff Anderson. “La experiencia religiosa influye poderosamente en cómo muchas personas toman decisiones que nos afectan a todos. Entender qué pasa en el cerebro cuando se toman esas decisiones es realmente importante.” [vía Medical Express]