¿Qué pasa si eres un jugador de Pokémon Go tan eficiente que logras hacer nada menos que un millón de puntos de experiencia en un día? Muy sencillo, que Niantic te bloquea porque cree que estás haciendo trampas. Eso es exactamente lo que le ha pasado a Jimmy Derocher, un jugador de Pokémon Go que además estaba tratando de recaudar fondos para donarlos a una buena causa.

Derocher es un jugador increíblemente eficiente. Las últimas semanas ha afinado tanto su técnica para obtener experiencia que ha logrado un millón de puntos en sólo dos días. ¿Su secreto? Una combinación casi perfecta entre elegir la ruta correcta sobre el mapa, cazar pokémon y hacerlos evolucionar.

Advertisement

Este pasado fin de semana, Derocher se planteó batir un récord: hacer más de un millón de puntos de experiencia. Para ello eligió un parque concreto de Austin, Texas, y trazó una ruta triangular de 320 metros completamente repleta de pokeparadas. Su estrategia era recorrer ese camino una y otra vez en menos de cinco minutos (el tiempo justo para que las pokeparadas se recuperen), cosecharlas, cazar pokémon y evolucionarlos.

Derocher tenía varios objetivos. El primero era demostrar que es posible amasar tanta experiencia sin hacer trampas. Para probar que su juego era legítimo, Derocher hizo streaming en directo vía Twitch y logró la atención de miles de curiosos. Además, estaba recaudando fondos mediante la aplicación de donaciones Charity Miles. El jugador optimizó tanto los tiempos que en las 13 primeras horas ya llevaba 600.000 puntos de experiencia, pero a partir de ahí todo cambió.

Sponsored

Superado ese límite, los pokémon comenzaron a escapársele sistemáticamente, hiciera lo que hiciera. La razón es que Derocher había activado un bloqueo automático de Niantic por el que, si haces más de 600.000 puntos en menos de 24 horas, el juego no te permite cazar más.

El bloqueo es un mecanismo para impedir el uso de bots que cosechan experiencia de forma ilícita. Derocher también trataba de demostrar con su récord que este límite existía. El jugador incluso trató de ponerse en contacto con Niantic para que le permitieran seguir cazando y recaudando fondos, pero la compañía, empeñada en su propio récord por convertirse en la desarrolladora de videojuegos más idiota con sus jugadores, no respondió.

Al final, el intento de batir el récord se saldó con alrededor de 60 dólares recaudados en Charity Miles más las donaciones de algunos espectadores del evento. Derocher está contento, pero añade que podría haberse recaudado más si no hubiera existido el bloqueo. “Los juegos están ahí para jugarse, y para jugarse bien”, concluye este campeón. [vía Kotaku]