Elon Musk ya no puede presumir de que nadie ha muerto nunca en un Tesla Model S, pero no creemos que nadie vaya a reclamar al fabricante de estos deportivos eléctricos. La policía de Los Ángeles ha informado de un accidente de tráfico en el que una persona ha fallecido conduciendo un Tesla. La víctima, un ladrón de coches, protagonizaba una escena al más puro estilo GTA.

Los hechos comenzaron en la madrugada del día 10 de julio con el robo de un Tesla Model S en un concesionario de la compañía en Los Ángeles. El ladrón, un joven de 26 años llamado Joshua Michael Slot, protagonizó una persecución policial durante varios minutos. El delincuente logró librarse de sus perseguidores, pero no aminoró la marcha.

Advertisement

Tras colisionar con dos vehículos, Slot perdió el control del Tesla y chocó contra un tercero. La violencia del impacto partió el vehículo en dos, y catapultó a su conductor contra el asfalto. Los peritos de la policía calculan que el Tesla circulaba a más de 160 kilómetros hora cuando chocó.

Una mitad del vehículo quedó ardiendo en mitad de la calle, y la otra se empotró en un edificio cercano. Slot fue trasladado a un hospital, pero falleció poco después víctima de las heridas. El Tesla Model S batió todos los récords de seguridad en las pruebas de choque de la NHTSA estadounidense. Después de algunos incendios en las baterías, Elon Musk anunció a principios de este año que los nuevos modelos incorporarían un escudo inferior de titanio para separar al conductor del motor eléctrico. Las medidas, sin embargo, sirven de poco si no hay sentido común. [Park Labrea News vía The Verge]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)