El domingo 12 de abril finalmente regresa una de las series de televisión más exitosas de los últimos años, Juego de Tronos... y estará llena de sorpresas. Entre ellas se espera un cambio drástico en la personalidad y hasta el aspecto de uno de los personajes más conocidos.

Antes de continuar leyendo, recomendamos estar al día con las cuatro temporadas que han salido de la serie para evitar spoilers.

Advertisement

Ese personaje es Sansa Stark. La joven, hija de los ya fallecidos Ned y Catelyn Stark, ha pasado momentos muy duros durante las pasadas cuatro temporadas, y eso la ha endurecido, la ha hecho mucho más fuerte y fría, algo así como su pequeña hermana Arya, solo que sin la mortal espada "Aguja".

Desde Spoiler TV reportan que Sansa vivirá un cambio drástico de personalidad durante esta quinta temporada de Juego de Tronos, que incluso se reflejará en su forma de vestir (mucho más adulta, madura y sensual) y el color de su cabello, para darle más firmeza. Luego de ver a su padre morir decapitado, ser torturada por el despiadado Rey Joffrey y enterarse de la muerte de su hermano y su madre, para luego ver morir a su tía (que estaba un poco loca), es normal que la chica hay cambiado-

Ahora Sansa vive con Petyr Baelish, alias "Meñique", y le han pintado el cabello de un tono más oscuro, para representar su "entrada en la sociedad como una mujer madura e incluso manipuladora" (quizás está aprendiendo del mejor, Meñique). En esta temporada también estará mucho más presente en la toma de decisiones desde el Valle y participará como una mujer poderosa y decidida. Una especie de Cersei pelirroja, y con el apellido Stark que la respalda y vuelve tan loco a Baelish. Este es un cambio lógico, y bastante genial. [vía Spoiler TV]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)