Imagen de Correspondent

Una película rescatada de 1991 señala directamente al gigante petrolífero Shell. Desde aquella fecha, la compañía sabía de los peligros del calentamiento global. Han pasado 26 años y el gigante no hizo nada por actuar en consecuencia. Guardó absoluto silencio.

El vídeo se titula Climate of Concern, una pieza que no llega a los 30 minutos donde la multinacional anglo-holandesa Shell advertía de los peligros y riesgos derivados del cambio climático. Hablamos de hace más de dos décadas, un cuarto de siglo en un documental que ahora ha visto la luz de nuevo.

¿Qué hizo Shell después de advertir sobre los peligros? Desde entonces y como señala The Guardian, la compañía ha invertido con fuerza en las reservas de petróleo altamente contaminantes y ha ayudado a presionar contra las acciones climáticas en el planeta.

Advertisement

Climate of Concern fue una pieza dirigida al público, un vídeo para concienciar en las escuelas y las universidades. El corto exponía las condiciones meteorológicas extremas, las inundaciones y las hambrunas que llegarían en las décadas siguientes de seguir quemando combustibles fósiles que estaban calentando al planeta. Según podemos ver en el vídeo:

Esta grave advertencia es respaldada por un amplio consenso de científicos en su informe a las Naciones Unidas de aquí a finales de 1990. Si la máquina meteorológica fuera arrollada a estos niveles, ningún país se mantendría a salvo. El calentamiento global aún no está aquí, pero muchos piensan que esperar una prueba final sería irresponsable. Actuar ahora es el único seguro.

Lo cierto es que las predicciones en la película de 1991 sobre la temperatura y las subidas del nivel del mar y su impacto fueron notablemente precisas según los científicos, y Shell fue una de las primeras compañías petroleras en aceptar la realidad y los peligros del cambio climático.

Advertisement

Sin embargo, The Guardian asegura que a pesar de que esta visión temprana y clara de los riesgos del calentamiento global, Shell invirtió muchos miles de millones de dólares en operaciones de arena de alquitrán altamente contaminantes y en la exploración en el Ártico.

Una película que ha sido rescatada por Correspondent, una plataforma holandesa de periodismo online que trabaja con el diario británico. Según el experto en medioambiente consultado por el medio, Bill McKibben:

El hecho de que Shell comprendiera todo esto en 1991, y que un cuarto de siglo más tarde esté tratando de abrir el Ártico para la perforación de petróleo, nos dice todo lo que necesitamos saber sobre la ética corporativa de la industria de combustibles fósiles. Shell hizo una gran diferencia en el mundo, una diferencia a peor.

Para Tom Wigley, científico climático que trabajó con Shell en la película de 1991, la pieza es “uno de los mejores cortos que he visto sobre el cambio climático. Uno que podría mostrarse hoy y casi todo seguiría siendo relevante”.

Finalmente y hace escasos minutos, un portavoz de Shell ha salido al paso de las acusaciones explicando lo siguiente:

Nuestra posición sobre el cambio climático es bien conocida; Reconociendo el desafío climático y el papel que la energía tiene en permitir una calidad de vida decente. Shell continúa pidiendo una política eficaz para apoyar las opciones y oportunidades de negocios y consumidores de bajo carbono. Hoy Shell aplica un valor interno de 40 dólares por tonelada de CO2 para la evaluación de proyectos y ha desarrollado posiciones de liderazgo en gas natural. [The Guardian]