Photo: Airbus

Si toca pasar muchas horas en un avión, al menos que sea en uno de los nuevos Airbus A350. Singapore Airlines acaba de encargar una variante de este espacioso reactor, el A350-900ULR. ¿Su objetivo? dar servicio al vuelo directo más largo del mundo: 15.348km (9.537 millas o 19 horas en el aire).

Para poder hacer un vuelo tan largo hace falta mucho combustible y esa es precisamente la mejora del 900ULR. Los depósitos de la aeronave tienen una capacidad de 165.000 litros de carburante, 24.000 más que los Airbus A350 convencionales, para aumentar su autonomía en 2.574 km (1.600 millas).

Cargar más combustible implica gastar más combustible, así que el nuevo modelo cuenta con una serie de mejoras aerodinámicas que le permiten ahorrar un 25% de carburante sobre modelos anteriores. El avión cuenta con dos cabinas, una business con 67 asientos y una economy con 94. Singapore Airlines ha decidido aumentar el espacio entre asientos para ayudar a los pasajeros de clase turista a sobrellevar semejante travesía.

No es la primera vez que la aerolínea pone en marcha una ruta tan larga. Entre 2004 y 2013 mantuvo un vuelo Shanghai-Newark que recorría 16.482 kilómetros, pero lo canceló porque no era rentable. El Airbus A340-500 que usaba para ello tenía que cargar con 222.000 litros de combustible, 10 veces el peso de los pasajeros. Las mejoras del A350-900ULR harán que esa rentabilidad sea más fácil de alcanzar. De hecho, el avión es el primero de siete que la aerolínea ha encargado para cubrir rutas transpacíficas que unirán Los Ángeles y Singapur. El primer Newark-Ningapur entrará en servicio este 11 de octubre.

Advertisement

Hasta esa fecha, el vuelo sin escalas más largo lo ostentaba un Boeing 777 que realiza la ruta Nueva Zelanda-Quatar. Recorre 14.524 km en unas 17 horas. [vía The Guardian]