Lo que vemos: el momento en que dos ladrones roban un BMW en Reino Unido el pasado 12 de enero. Lo consiguen hackeando el sistema del vehículo con una técnica que hemos visto en otras ocasiones. Con una diferencia: lo han perfeccionado de tal forma que en 20 segundos han desaparecido con el auto.

Como se puede observar en la secuencia, uno de los ladrones se encuentra en el porche de la casa del propietario del automóvil recogiendo la señal de la llave y enviándola a otro dispositivo que el segundo ladrón sujeta con el automóvil.

Básicamente, consiste en aprovechar una vulnerabilidad del sistema de arranque sin llave de los vehículos más modernos para desbloquear las puertas del coche y arrancar el motor repitiendo la señal de la llave inalámbrica del propietario, la cual se encuentra en el interior de la casa.

Por esta razón se suele recomendar a los dueños de vehículos con estos sistemas de entrada sin llave que, en la medida de lo posible, traten de alejar sus llaves cerca de la puerta de entrada de la casa, lugar donde los ladrones pueden acceder con facilidad a la señal. [Digg]