Si estás harto de hacer cola en los controles de seguridad de aeropuertos, estaciones o museos estás de enhorabuena. Un equipo de investigadores ha encontrado el método definitivo para husmear en tus maletas sin ni siquiera tener que tocarte. Es barato, preciso y funciona sobre wifi.

El m√©todo es tan bueno que ya ha sido galardonado con el primer premio en la reciente Conferencia IEEE de Telecomunicaciones y Seguridad de Redes celebrada este a√Īo en Pek√≠n. De hecho es tan sencillo que cuesta creer que no se le haya ocurrido a nadie antes.

Advertisement

La se√Īal de las redes WiFi rebota en los objetos de cierta densidad, pero atraviesa los m√°s finos y ligeros limpiamente. Los investigadores han descubierto que las ondas de las redes WiFi penetran a la perfecci√≥n en bolsas, maletas y mochilas. Analizando la manera en la que rebotan en los objetos que hay dentro de estos contenedores, los autores del estudio han podido determinar si la mochila tiene objetos de metal o l√≠quidos.

Las pruebas se han realizado con 15 objetos diferentes en seis tipos diferentes de bolsas, maletas y mochilas. En bolsas de plástico, la precisión con la que se detectan objetos sospechosos como mecanismos electrónicos o explosivos es del 99%. Los objetos de metal se identifican en un 98%, y los líquidos en un 95%. Esa efectividad se reduce a un 90% en maletas o si el objeto está envuelto en varias capas de materiales que dificulten el paso de las ondas. Con todo, sigue siendo una precisión más que aplicable en un entorno real.

Advertisement

Los autores del estudio explican que su técnica no sustituye por completo los registros de seguridad, pero los minimiza porque permite ir dirigiendo a las personas que portan objetos sospechosos hacia la cola de seguridad y dejar pasar al resto con la seguridad de que no llevan nada peligroso. La técnica solo implica instalar tres antenas WiFi adicionales y funciona sobre cualquier red existente. Es barata y permite detectar explosivos, armas, objetos voluminosos de metal y hasta ácidos o drogas. El siguiente paso es ajustar el sistema para determinar la forma exacta del objeto y la cantidad de líquido. [Rutgers vía Techxplore]