Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Ahora Google Maps te puede guiar en centros comerciales, aeropuertos y otros espacios interiores

Gif: Google

Google ha anunciado hoy las más de 100 nuevas funciones basadas en aprendizaje automático que llegarán a Google Maps en 2021. Has leído bien: más de 100. Pero la novedad más llamativa es que Live View, la opción del navegador que te va dando indicaciones en realidad aumentada, ahora está disponible para interiores.

Advertisement

Live View no necesita señal GPS porque se basa en una inteligencia artificial que escaneó las millones de fotos de Street View para aprender a identificar tu ubicación y orientación. Live View para interiores está pensada para centros comerciales y aeropuertos. Apuntas con la cámara del teléfono y una flecha te indica hacia dónde dirigirte. También van apareciendo iconos de lugares de interés, como cajeros automáticos, baños y mostradores de facturación.

Por ahora, Live View para interiores solo está disponible en un puñado de centros comerciales de Westfield en Chicago, Long Island, Los Ángeles, Newark, San Francisco y Seattle. En los próximos meses, llegará a nuevos centros comerciales, así como a aeropuertos y estaciones de trenes de Tokio y Zúrich.

Google ha añadido además una nueva capa meteorológica a Google Maps que te permite conocer la temperatura, el tiempo y la calidad del aire del lugar al que te diriges de antemano, para que la lluvia no te sorprenda sin paraguas.

Por otro lado, la compañía ha desarrollado un nuevo modelo de trazado de rutas que calcula la ruta con el menor consumo de combustible, teniendo en cuenta factores como las pendientes y la congestión de tráfico de las carreteras, para que los usuarios puedan reducir su huella ambiental. Pronto, Google Maps sugerirá por defecto la ruta con la huella de carbono más baja, siempre que el tiempo estimado de llegada sea similar al de la ruta más rápida.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche