Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Algunos ciervos de Nara están desnutridos por la falta de turistas (tienen comida, pero quieren galletas)

Los famosos ciervos del parque de Nara, en Japón, echan de menos a los turistas. Algunos han abandonado el parque en busca de un estilo de vida más saludable, pero otros merodean por sus calles visiblemente desnutridos. Son adictos a las galletas de arroz (senbei) que los turistas solían comprar para alimentarlos.

Advertisement

Unas 13 millones de personas visitaban el parque de Nara antes de la pandemia. Estos visitantes compraban cerca de 20 millones de galletas al año para dárselas a los ciervos. Hay 1300 ciervos en el parque, pero 400 viven en el santuario de Rokuen, aislados de los “obsequios” de los turistas, por lo que 900 consumían la mayor parte de las galletas. 20 millones de galletas, entre 900 ciervos, entre 365 días que tiene el año nos da... 60 galletas de arroz por ciervo al día.

Advertisement

Como resultado de la pandemia, las ventas de galletas para ciervo se han desplomado, y la vida de los animales ha cambiado. Uno de los cambios más notables es que ya no hay tantos ciervos a la vista. En enero, el 71,9% de los animales estaba persiguiendo a los turistas en el centro del parque; en junio, solo el 50,2% seguía por allí; y de noche, el número ha pasado del 56,5 al 34,9%

Según The Sankei News, muchos ciervos se han alejado del centro del parque en busca de hierba como alimento principal, lo que de hecho ha mejorado su estado de salud (como demuestran las heces duras, en lugar de sueltas, que van dejando ahora por el parque). Pero otros, adictos a las galletas de arroz, permanecen en la zona turística incapaces de alimentarse por sí mismos.

Advertisement

Varios ciervos han sido fotografiados con las costillas marcadas, deambulando en busca de turistas en lugar de comer hierba. Tienen comida de sobra creciendo en el parque, pero están tan acostumbrados a comer de la mano de las personas que no se han adaptado a los cambios que introdujo la pandemia.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter