Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Apple, la asesina de tecnologías

Foto: Apple

¡Ha vuelto a suceder! De todas las cosas que anunció Apple ayer durante la presentación de sus nuevos iPhone, lo que más me llamó la atención fue algo que no anunció, pero en que Motherboard han resumido muy bien. ¡Apple ha vuelto a matar en riguroso directo! La nueva víctima se llama TouchID.

Ha sido tan fino que muchos no se han dado cuenta. Ni uno solo de los nuevos iPhone usa ya sensor de huellas dactilares. Todos desbloquean la pantalla mediante FaceID (o mediante código, si eres de los que gustan de confiar en ese método más tradicional).

Advertisement
¡El Floppy Disk! ¿Me oyes? ¡EL FLOPPY DISK! ¡¡¡Y LUEGO EL DVD!!!

Casos que se remontan a hace más de 20 años

El cambio es interesante porque TouchID ni siquiera era una tecnología tan antigua. Apple la introdujo en 2013. No es la primera vez que los de Cupertino matan una tecnología. La estela de muerte y destrucción dejada por la compañía se remonta a mucho más atrás. El iMac de 1995 fue la primera computadora de escritorio en prescindir de la popular disquetera de 3,5 pulgadas. No contenta con eso, Apple eliminó la unidad óptica de sus MacBook en 2009.

Hablando de MacBook, a poco que mires para otro lado, la popular línea de portátiles pierde otro puerto. Han pasado dos años y miles de personas en todo el mundo aún lloran la muerte de la entrada de audio de 3,5mm para auriculares en el iPhone 7. No solo eso. Apple todavía se permite el lujo de reírse en las narices del difunto eliminando el adaptador para auriculares en la caja de los nuevos iphone. -¡Malvada, malvada Apple! ¡A Dios pongo por testigo que nunca volveré a usar un iPhone ni yo ni ninguno de los míos!- (Agita el puñito con furia hacia el cielo con un atardecer al fondo. Travelling. Fundido a negro. Títulos de crédito. Lluvia de Oscars en las redes sociales).

Menos es más

La mítica frase del arquitecto Mies Van der Rohe a menudo se usa como slogan informal dentro de Apple. Sí, la compañía es famosa por tratar siempre de reducir los dispositivos a la mínima expresión. A menudo eso se traduce en “asesinatos” de prestaciones que parecen perfectamente funcionales. Para más inri, Apple tiene tanto peso específico dentro de la industria que otros fabricantes se lanzan de cabeza a copiar la idea. La aplicación del menos es más acaba traduciéndose en que más productos van a menos.

Advertisement

Pero... ¿realmente van a menos?

Respiremos hondo y liberémonos por un momento de nuestras filias y fobias. ¿Realmente es tan malo que Apple elimine tecnologías? Generalmente no las elimina, las cambia por otras. El cambio nos puede gustar más o menos, pero nunca son perdidas irremplazables más allá de nuestra propia nostalgia o de nuestro empeño en seguir usando una tecnología de hace 50 años. De hecho, las soluciones absurdas que Apple ofrece cuando mata una de esas tecnologías (veánse todos los adaptadores de cable de los MacBook) generalmente surgen por la necesidad de dar cariño y comprensión a los usuarios empecinados en seguir usando esas tecnologías.

Advertisement

No soy melómano de los que les manosean con amor las válvulas a los equipos musicales ni presumo de tener unos auriculares de 2.000 euros, así que la desaparición del jack de 3,5mm me dio igual. -Francamente querida, me importa un bledo-, por continuar citando frases de Lo que el Viento se Llevó. Lo que acabó pasando es que mis siguientes auriculares fueron unos Plantronics Backbeat Fit inalámbricos que me han regalado incontables horas de placer musical mientras salgo a correr. Desgraciadamente, mi hija los mordisqueó hasta dejarlos insalvables (la goma era realmente sabrosa). Ahora mismo uso unos Sony WH-1000X M2 que son gloria bendita. ¿El cable? No lo echo de menos.

Advertisement

Reconozco que cuando Apple eliminó la ranura SD de los MacBook, me cagué en sus muertos. ¡Maldita sea, Jony (Ive)! ¿Cómo diablos voy a pasar las fotos de mi cámara al portátil ahora? Dos años después me descubro a mi mismo acudiendo a las ferias solo con el smartphone (un Pixel 2XL) para sacar fotos y enviando estas al Macbook mediante la aplicación Photosync, que va fenomenal. Incluso cuando uso la cámara, a menudo paso las fotos al móvil mediante WiFi. No recuerdo la última vez que saqué la SD.

¿Ethernet? Solo lo uso con los PLC de casa. Comprar el adaptador fue una faena, sí, pero no me incomoda porque no lo saco nunca.

Advertisement

Etc, etc, etc...

Advertisement

Púdrete en el infierno, TouchID

Llegamos a TouchID. Con el cadáver aún fresco, debo confesar que me alegro de que haya desaparecido. Lo siento, pero o bien TouchID era una reverendísima mierda, o bien yo era el único loco que nunca se ha llevado bien con el puñetero sensor. El iPhone 7 se desbloqueaba cuando le daba la gana. Cuando no, te pedía el código. Y lo peor es que el resto de fabricantes fueron detrás como borregos y añadieron sensores de huellas aún menos funcionales.

Advertisement

Al final es cierto que Apple probablemente no pulió esa tecnología como debía, porque los sensores de dispositivos como el Galaxy Note 8, el Note 9 o el Pixel 2XL funcionan divinamente. Por desgracia, no todo el mundo puede comprarse un gama alta, y los sensores de huellas en general son una bonita manera de perder el tiempo una vez de cada cuatro intentos.

Advertisement

FaceID es un poco mejor. Solo un poco. La tecnología es muy nueva y no funciona todo lo rápido que me gustaría, pero al menos de momento parece darme menos errores que el bendito sensor de huellas que el demonio se lleve.

RIP Freehand. ¡Nunca te lo perdonaré, Apple!
Advertisement

En definitiva

Cada cual cuenta la feria como le va, y seguro que muchos de vosotros consideráis irremplazable alguna de las tecnologías que Apple ha eliminado. La cuestión es que a menudo la compañía acierta con sus asesinatos y es de las pocas que tiene la valentía (o la posición de poder) como para hacerlo. Nos empeñamos en decir que Apple no innova porque no integra tecnologías nuevas y a veces lo que hace es innovar eliminando las viejas.

Advertisement

Además, tampoco hay por qué angustiarse tanto. El mercado es un monstruo que se autorregula, y la industria suele ser mucho más reticente a la hora de eliminar que a la de añadir. No son tantos los móviles que han seguido la estela del iPhone en eliminar el puerto de auriculares. Tampoco hemos registrado muchos casos de fabricantes enloquecidos eliminando puertos de sus portátiles a puñados. Si Apple se equivoca o mata una tecnología demasiado pronto, el propio mercado se encargará de poner orden y pararles los pies a los de la manzana hasta que sea el momento oportuno. Sin embargo, alguien tiene que dar el primer paso, y merece crédito por ello.

...

Eso sí, lo de haber cambiado la arquitectura de procesadores de los Mac y haberte cargado la plataforma de emulación que me permitía ejecutar Freehand MX, eso sí que no te lo perdono, Apple. ¡Hay que ver! No dejarme usar un programa de diseño creado en 2004 y ya extinto....¡Oh! ...Espera un momento...

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key