Imagen: Oficina del Shériff del condado de Orange (Florida) / Facebook

La policía lo estaba persiguiendo por el robo de un vehículo, pero Jocsan Feliciano Rosado tenía otros planes que no podía posponer. El joven de 22 años condujo el coche robado hasta una ferretería en Kissimmee (Florida), compró una máscara de soldadura y se dispuso a ver el eclipse solar.

Allí, en el estacionamiento de la ferretería, junto al coche robado y con la máscara puesta, Jocsan miraba al cielo, ajeno a lo que estaba pasando a su alrededor. Fue en ese momento cuando los agentes de la unidad de robo de autos de la Oficina del Shériff se abalanzaron sobre él y lo arrestaron.

Advertisement

“Esto solo pasa una vez cada 99 años”, bromearon los agentes en su página de Facebook. El último eclipse total de Sol que recorrió los Estados Unidos de costa a costa tuvo lugar en 1918, hace exactamente 99 años. Quién sabe qué historias delirantes nos traerán los eclipses venideros. [OCSA]