En los a√Īos 60, el equipo de desarrollo Skunk Works de la compa√Ī√≠a Lockheed Martin cre√≥ un avi√≥n supers√≥nico para reconocimiento estrat√©gico. Era el Lockheed SR-71, m√°s conocido como Blackbird. Hoy, el mismo equipo que cre√≥ aquel p√°jaro negro presenta los dise√Īos de su sucesor, un nuevo avi√≥n esp√≠a que surcar√° los cielos en 2018.

La nueva aeronave tiene, de momento, el poco imaginativo nombre de Lockheed SR-72, aunque estamos seguros que su perfil futurista no tardar√° en ganarse un apodo por parte de sus creadores o pilotos. El SR-72 est√° pensado para reconocimiento estrat√©gico en pa√≠ses cuyo espacio a√©reo es demasiado peligroso para el reconocimiento con drones, y cuya orograf√≠a hace dif√≠cil la exploraci√≥n con sat√©lites. A diferencia del Blackbird (bajo estas l√≠neas), el SR-72 tambi√©n dispondr√° de medios de ataque a√ļn sin especificar.

Advertisement

Quitando lo conveniente o no que nos parezca esta manía del Gobierno de Estados Unidos de espiarlo todo, lo cierto es que el SR-72 será un auténtico prodigio tecnológico del que pueden derivarse otras aplicaciones más productivas que mirar al vecino. Invisible al radar, sus dos motores lo impulsarán a una velocidad de Mach-6, el doble que la de su predecesor. El avión es heredero del vehículo hipersónico conocido como Proyecto Falcon y desarrollado por la agencia de investigación Darpa. [Aviation Week]

Advertisement

Bajo estas líneas, render de un prototipo inicial con una sola tobera.

Advertisement

Fotos: Lockheed Martin para Aviation Week y Wikipedia, bajo licencia Creative Commons