Imagen: ESA/Hubble & NASA

El telescopio espacial Hubble lleva m√°s de 26 a√Īos en √≥rbita y contin√ļa ofreci√©ndonos im√°genes incre√≠bles, como la de esta estrella moribunda.

Se la conoce como nebulosa de la Calabaza ‚ÄĒpor su forma‚ÄĒ o nebulosa del Huevo Podrido, por la cantidad de compuestos sulfurosos que contiene ‚ÄĒy que nos transmitir√≠an un olor desagradable si no estuvi√©ramos a 5000 a√Īos luz de distancia. Lo que vemos es la muerte de una estrella de masa similar al Sol: una gigante roja transform√°ndose en una nebulosa planetaria.

Advertisement

La estrella se encuentra en el centro de la explosión, y lo que la rodea es gas y polvo expulsados en direcciones opuestas a una velocidad vertiginosa: la parte amarilla de la nebulosa se está moviendo a ~un millón de kilómetros por hora. De ahí que la muerte de una estrella sea un fenómeno tan difícil de ver: en términos astronómicos, ocurre en un abrir y cerrar de ojos.

Durante los pr√≥ximos mil a√Īos, esta espectacular protonebulosa de la constelaci√≥n de Puppis seguir√° evolucionando hasta convertirse en una nebulosa planetaria de pleno derecho. Y as√≠ es como muere una estrella similar a la nuestra. Pero tranquilo: a nuestro querido sol a√ļn le queda mucho hidr√≥geno que fusionar. [ESA v√≠a CNN]