Durante 13 largos años hemos encendido el ordenador y ahí estaba: una pradera perfecta, con un cielo perfecto y unos colores tan vibrantes que parecen irreales. La foto que sirve de fondo de escritorio por defecto a Windows XP se titula Bliss (Felicidad en las versiones en español del sistema operativo). Esta es su historia, contada por su propio creador.

Bliss es una imagen simple, pero sus colores son tan llamativos que durante años han circulado todo tipo de historias que aseguraban que se trataba de un montaje o de una foto normal modificada a fondo en Photoshop. La historia real de la imagen es incluso más sorprendente. Bliss es obra del fotógrafo estadounidense Charles O'Rear, y no está manipulada en absoluto.

Advertisement

El propio O'Rear cuenta que la foto se tomó muy cerca de su casa, en las praderas repletas de viñedos del Valle de Napa, al norte de San Francisco. Una mañana de enero de 1996, este artista circulaba con su coche cuando, sencillamente, vio la imagen que había estado buscando desde hacía unos meses. La luz era perfecta, la pradera tenía un color verde intenso, y unas nubes comenzaban a aparecer en el horizonte. El terreno es un viñedo en realidad, pero el parásito de la vid llamado filoxera obligó a retirar las plantas y a sembrar césped durante un tiempo para recuperar el terreno.

En el tiempo en el que el fotógrafo paró el vehículo y desplegó el trípode y su cámara, las nubes habían avanzado bastante, pero ese es parte del encanto de la imagen. O'Rear tomó varias fotos con una cámara analógica. Se trataba de la mítica cámara Mamiya RZ67 con película Fujifilm. El artista comenta que si en vez de esa cámara hubiera llevado una de formato más pequeño la imagen no hubiera sido ni la mitad de llamativa.

Advertisement

Años más tarde, Microsoft se puso en contacto con el agente de Charles O'Rear y solicitó comprar todos los derechos de la imagen. Cuando el fotógrafo se puso en contacto con diversas mensajerías para enviar la imagen original, estas le pidieron que especificara el valor del contenido a enviar. O'Rear se puso en contacto con Microsoft porque no habían especificado ningún precio. Estos le contestaron que eligiera él la cifra en un cheque en blanco.

La compañía nunca explicó para qué quería la imagen, y O'Rear nunca ha desvelado qué cantidad pidió, pero hay expertos que estiman que Bliss es una de las licencias de uso fotográficas más caras de la historia.

Hoy este profesional se muestra orgulloso de saber que su obra ha decorado las pantallas de miles de ordenadores en todo el mundo. Sobre estas líneas tenéis una entrevista en vídeo, realizada por personal de la propia Microsoft, a este entrañable artista. Al final del vídeo trataron de tomar la misma imagen desde más o menos el mismo punto. El paisaje ha cambiado bastante, o quizá los entrevistadores no contaban con la misma mano que el maestro Charles O'Rear. [Microsoft]