Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Astrofísicos proponen convertir asteroides rocosos en estaciones espaciales con gravedad artificial

Los asteroides hechos de pilas de rocas como Bennu podrían ser el trampolín que necesitamos para expandirnos por el Sistema Solar.

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Astrofísicos proponen convertir asteroides rocosos en estaciones espaciales con gravedad artificial
Ilustración: Michael Osadciw / Universidad de Rochester

La idea de colonizar asteroides no es en absoluto nueva. La hemos visto antes numerosas veces en la Ciencia Ficción y hasta hemos leído estudios que llevan esa ficción más allá proponiendo construir megaestructuras en Ceres. Lo que propone ahora un equipo de astrofísicos de la Universidad de Rochester va un paso más allá, y consiste en convertir asteroides en ciudades orbitales.

Todo comienza con el denominado Cilindro de O’Neill. En 1977, el físico Gerard K. O’Neill propuso la creación de un habitat espacial consistente en uno o varios cilindros cuya rotación proporcionaría gravedad artificial en su cara interior. Si el concepto te suena es porque es uno de los más extendidos en ciencia-ficción. La idea de enormes naves cilíndricas con gravedad propia es algo que hemos visto ya en novelas como Cita con Rama, películas como Interstellar o Elysium, o series de televisión como la propia The Expanse.

El concepto podría funcionar, al menos en teoría. El problema es que construir semejante estructura plantea una serie de retos para los que sencillamente no estamos preparados. Para empezar habría que construirlo directamente en el espacio porque sería demasiado costoso subirlo a órbita. Para continuar necesitaríamos alguna fuente de materia prima cercana y una auténtica estación espacial dedicada a procesar esa materia prima. Los costes de semejante operación serían simplemente prohibitivos.

Advertisement

Aquí es donde entra el profesor de física y astronomía de la Universidad de Rochester Adam Frank. Frank ha trabajado junto a astrófísicos como Fred H. Gowen e ingenieros mecánicos como Peter Miklavčič para definir un método con el que crear cilindros de O’Neill. El procedimiento y sus cálculos se publicaron en un fascinante estudio en la revista Frontiers, pero ha sido ahora que la Universidad de Rochester lo ha promocionado en un artículo.

Advertisement

Para su particular truco de magia espacial, Frank y su equipo solo necesitan un asteroide rocoso de alrededor de un kilómetro como Bennu, una red muy grande y unos propulsores. Los asteroides de este tipo no son un solo bloque de roca sólida, sino un conglomerado de pequeñas rocas, polvo y regolito que se mantiene cohesionado por su propia gravedad. De hecho, sabemos que caminar sobre la superficie de Bennu no sería muy diferente de hacerlo sobre una piscina de bolas. Sin embargo, bastaría dotar a uno de esos asteroides de unos propulsores que incrementaran su rotación para que la fuerza centrífuga comenzase a desintegrar el conglomerado y lanzar material al espacio.

Antes de que eso ocurra, la idea de los investigadores es encerrar el asteroide en una red flexible y resistente que recoja el material del asteroide a medida que este rota hacia el exterior. Con el tiempo (y asumiendo que la red aguante), todo el asteroide quedaría convertido en un cilindro de material rocoso retenido por la red a su alrededor. Llegado ese punto solo hay que completar la estructura con un eje central, añadir panales solares en la cara exterior, algunos propulsores para maniobrar el cilindro en caso necesario y comenzar a construir edificios en la cara interior de nuestro flamante cilindro con gravedad artificial. El resultado sería algo parecido a la ilustración que puedes ve en la portada de este mismo artículo.

Advertisement

Por supuesto, todo este plan aún no es más que una bonita teoría de ciencia ficción, pero su base es factible si damos con los materiales adecuados. Como dice el propio Frank: “Las ciudades espaciales pueden parecer una fantasía ahora mismo, pero la historia nos ha enseñado que en apenas un siglo la tecnología puede hacer posible cosas que no creíamos posibles.” [Universidad de Rochester vía CNET]